Matan a una perra completamente sana para enterrarla con su dueña

Emma, una saludable mezcla de Shih Tzu, fue sacrificada para cumplir el último deseo de su fallecida propietaria: que la perra descansara con ella. Sucedió en Richmond, Virginia, en los Estados Unidos. La mujer lo había dejado escrito en su testamento.

Las protestas de los activistas por los derechos de los animales del Condado de Chesterfield, en Chesterfield, y además la casa de huéspedes para animales donde Emma se quedó mientras esperaba la eutanasia, intentaron convencer al albacea de los bienes de la mujer para que dejara vivir al animal. El perro podría ser dado en adopción, y ser salvado. La CNN confirma que a pesar de los esfuerzos de los voluntarios, se tomó en cuenta voluntad escrita de la mujer.

Emma fue llevada a un veterinario, sometida a eutanasia y llevada a un centro de cremación de mascotas en Richmond, Virginia, informó WWBT. Sus cenizas fueron colocadas en una urna y devueltas al representante de la herencia de la mujer.

«Inhumano» es el comentario que mejor define el estado de ánimo de los usuarios que han seguido la historia en las redes sociales. Entre otras cosas, Larry Spiaggi, presidente de la Virginia Funeral Director, aclaró que, bajo la legislación actual, está absolutamente prohibido poner los restos de un perro cremado en un ataúd y enterrarlos en cementerios públicos: pero no fue suficiente para salvar al Shih Tzu.