Mejora tu estilo de vida para eliminar la retención de líquidos

A veces es suficiente modificar tu estilo de vida para mejorar la retención de líquidos. La actividad física es importante para mantener el sistema linfático sano y para fortalecer el sistema venoso. No hay necesidad de exagerar, incluso una caminata de 30 minutos al día es suficiente.

Por otra parte, el tabaco y el alcohol deben ser reducidos o, mejor aún, evitados. A la hora de comer podemos hacer mucho para limitar los daños causados por la retención de líquidos y, sobre todo, no aumentarla.

Limita el uso de sal. La sal nunca debe usarse fuera de la cocina. Puedes reemplazarlo con un producto ácido como el limón o el vinagre. También evita los alimentos ricos en grasas y azúcares. En su lugar, elige frutas y verduras que contienen potasio y magnesio. Estos dos minerales los pueden encontrar en: sandía, pepinos, cebollas, tomates, plátanos, aguacates, legumbres, leche, verduras de hoja verde. También hay alimentos diuréticos como las alcachofas, hinojo, calabacín, melón, piña, pera, melocotón, remolacha, pepino, perejil, sandia, espárragos y fresas.

Es súper importante consumir alimentos ricos en vitamina C, debido a que promueven la formación de colágeno y protegen los vasos. Se pueden encontrar en cítricos como las bayas, kiwis, coles, pimientos, espinacas. Los frutos rojos y las bayas contienen bioflavonoides que mejoran la circulación sanguínea. Bebe mucha agua, porque para eliminar necesitas…agua.

Los tés diuréticos se pueden preparar con perejil, alcachofa, cola de caballo y flor de jamaica. Estos tés eliminan el exceso de agua y líquidos retenidos en el organismo a través de un aumento en la producción de orina, siendo útil para deshinchar y combatir la retención de líquidos.