Salud

Melanoma cutáneo: qué es, prevención, síntomas, causas, diagnóstico

Melanoma cutáneo: A menudo encontrado por casualidad durante un examen dermatológico, el melanoma es un tumor agresivo que debe ser diagnosticado a tiempo. Veamos qué es.

Melanoma cutáneo: de la definición al diagnóstico

El melanoma es un tumor cutáneo maligno y agresivo que se origina en las membranas mucosas o melanocitos de la piel (células presentes en la epidermis y responsables del color de la piel).

Estos tipos de tumores se pueden distinguir en 4 variedades clínicas:

  1. melanoma que se extiende por la superficie;
  2. Melanoma lentigo maligno;
  3. Melanoma lentiginoso acral;
  4. Melanoma nodular.

No es un tumor común, pero el riesgo de desarrollarlo aumenta constantemente, por lo que la prevención es importante, ¿cómo?

  1. Evitar la exposición excesiva al sol (especialmente entre las 10 y las 16 horas) y las lámparas de bronceado (prevención primaria).
  2. Bajo el sol es aconsejable usar sombreros, gafas de sol, cremas protectoras.
  3. Controles dermatológicos periódicos con la ayuda de la dermatoscopia para diagnosticar a tiempo las lesiones sospechosas o neoplásicas (prevención secundaria).

De hecho, entre las causas que pueden «llevar» a un lunar a convertirse en un melanoma están la exposición al sol y las lámparas UV.

Síntomas del melanoma

Este tumor puede desarrollarse en cualquier área del cuerpo, especialmente en aquellas áreas más expuestas a la luz, y puede formarse a partir de un rasguño o de lunares ya desarrollados.

¿Cómo distinguir un nevus (neo) de un melanoma? A través de la regla ABCDE.

Asimetría: los lunares son simétricos mientras que el melanoma es asimétrico.

Bordes irregulares: los bordes de un lunar son regulares, los de un melanoma son irregulares.

Color desigual: los lunares tienen un color único y uniforme, mientras que el melanoma puede tener más colores.

Diámetro mayor de 6 mm: los lunares crecen hasta un diámetro de 6 mm. Los melanomas suelen ser más grandes de 6 mm.

Evolución: el rápido crecimiento de cualquier lunar o mancha pigmentada debería hacer sospechar de un melanoma.

Diagnóstico temprano

Para un diagnóstico temprano, es esencial no sólo ir al dermatólogo, sino también realizar un autoanálisis de la piel periódicamente para que se noten los cambios a tiempo según la regla ABCDE.

¿Más señales de advertencia? Un lunar que pica, sangra o está rodeado de un bulto o la presencia de una zona enrojecida.

¿Qué hace el especialista?

Una vez que haya llegado al dermatólogo, éste realizará un examen completo y un examen visual mediante la epiluminiscencia, una técnica especial para agrandar e iluminar la piel. Será una biopsia (una muestra de tejido tomada y analizada bajo el microscopio) para dar, en este caso, un cierto diagnóstico de melanoma.

También puedes leer: Prevenir y combatir la artritis con nutrición: qué alimentos comer y cuáles evitar

Publicaciones relacionadas