Melatonina: la hormona del sueño también beneficia la vista

La melatonina es conocida como la hormona que ayuda a regular el ritmo del sueño. Pero es solo uno de los aspectos relacionados con la acción biológica de esta sustancia producida por la glándula pineal, un órgano pequeño ubicado en el cerebro.

Estudios recientes han confirmado que la síntesis también se produce a nivel ocular, donde están presentes receptores específicos para esta hormona, de los cuales se derivan importantes beneficios en términos de protección de la retina del estrés oxidativo, entre las principales causas, junto con la edad, de la degeneración macular relacionada con la edad, una de las enfermedades oculares más graves que afecta a muchas personas en el mundo y representa la principal causa de pérdida severa de visión y ceguera en la población mayor de 65 años.

La melatonina se sintetiza en muchos tejidos, incluido el ojo, donde ejerce un poderoso efecto protector sobre las células de la retina, eliminando las proteínas dañadas, a menudo irreversiblemente, debido a la oxidación. La producción de melatonina disminuye con la edad: alcanza sus niveles máximos durante la infancia (el pico es de alrededor de 10 años) y luego se reduce progresivamente. Ya a la edad de 40 años, su concentración es de un cuarto en comparación con los 20 años, alcanzando niveles cercanos a cero después de la edad de 65-70.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Para compensar la reducción de la melatonina relacionada con la edad avanzada y para proteger el ojo de las patologías de la retina, es racional utilizar esta sustancia desde el exterior. Numerosos estudios internacionales, han demostrado que la suplementación es eficaz para bloquear o retrasar la progresión de la degeneración macular y preservar la visión. Se puede administrar un suplemento de melatonina, con miras a la prevención, después de 40-45 años, y se recomienda en sujetos con los primeros signos de diagnóstico de la enfermedad.