Salud

Menopausia: primeros síntomas y tratamiento

La menopausia es un proceso fisiológico natural que hace parte del envejecimiento y consiste en el cese de la ovulación debido al agotamiento de todos los folículos primordiales que se encuentran en los ovarios, los cuales son los responsables de la liberación de ovocitos en las trompas uterinas. Debido a esto, se produce un cese definitivo de la menstruación debido al paso en la secreción de estrógenos.

Existen varios tipos de menopausia:

Premenopausia.

La menopausia suele ir precedida de la premenopausia, este es un periodo en el que la actividad ovárica se ve ralentizada y la producción de hormonas femeninas disminuye. Esto hace que los ciclos menstruales se vuelvan irregulares, primero se acortan y luego se alargan entre períodos cada vez más espaciados.

Esto se puede detectar entre los 40 o 45 años, cuando los niveles hormonales disminuyen gradualmente. Es así como se altera el ciclo menstrual y aparecen síntomas como dolor de mamas, hinchazón, fatiga o hemorragias. Todos estos son factores que anuncian la menopausia.

Menopausia precoz.

La menopausia precoz aparece antes de los 40 años y se presenta en al menos el 2% de las mujeres. Este padecimiento está directamente relacionado con el agotamiento de los óvulos. En promedio la menopausia se diagnostica alrededor de los 51 años, así que cuando se produce entre los 40 y los 45 años se denomina menopausia precoz.

Menopausia tardía.

La menopausia tardía se produce después de los 55 o 60 años, la mayoría de los casos dependen de factores genéticos o la obesidad. Si la mayoría de mujeres se diagnostican a los 51 años, una vez supera los 55 se convierte en menopausia tardía.

Menopausia en los hombres: Andropausia.

También llamada «menopausia en los hombres», se refiere a una disminución de la producción de testosterona debido al envejecimiento. Los síntomas son similares a los de la menopausia, pero la reproducción sigue siendo posible. Los síntomas van desde disminución de la libido, impotencia, disfunción eréctil, hasta dificultad en la concentración, estado de ánimo deprimido, pasando por la osteoporosis, la pérdida de masa muscular, el aumento de peso ginecológico, la disminución del crecimiento del cabello y los trastornos urinarios relacionados con las alteraciones prostáticas.

Edad de la menopausia.

Volvemos a hablar de la edad de aparición de la menopausia debido a que existen algunos factores que adelantan o atrasan su desarrollo, aspectos como los antecedentes familiares, el tabaquismo, la desnutrición y el sobrepeso. En contra de lo que se cree, algunos de los aspectos que no afecta la menopausia son: la llegada de la pubertad, el número de hijos, la edad del último embarazo, el uso o no de anticonceptivos hormonales y el uso o no de técnicas de reproducción médicamente asistida (inducción de la ovulación, FIV).

Causas.

Se sabe que cada mujer nace con un número total de ovocitos de entre 700.000 y 2.000.000. La mayoría se degenera a menos de 500.000 en la pubertad, y de estos solo unos 400-500 ovularán durante el periodo reproductivo. El cese de los ciclos menstruales en la menopausia está causado por el agotamiento de la reserva de ovocitos y la interrupción de la secreción de las hormonas sexuales producidas por los ovarios.

Aparte de ser un proceso natural, la menopausia también puede ser causada por los efectos de la quimioterapia durante los tratamientos contra el cáncer, la extirpación de los ovarios y por una enfermedad autoinmune que provoque que el sistema inmunitario lleve a la producción de anticuerpos que puedan alterar el funcionamiento de los ovarios.

¿Cuáles son los síntomas?

Sofocos.

Más de tres de cada cuatro mujeres pasa por sofocos, estos suelen concentrarse en la parte superior del cuerpo y la cara. En algunas mujeres es algo que puede suceder incluso hasta 20 veces al día, lo cual dificulta el bienestar general del cuerpo.

Para aliviar los sofocos se recomienda:

  1. Consume bebidas frescas y evita los alimentos demasiado calientes.
  2. Enfría la habitación.
  3. Utiliza un ventilador o aire acondicionado.
  4. Evita el alcohol, el café y el té.
  5. Usa ropa de algodón o de tejidos naturales.
  6. Perder el peso ganado al principio de la menopausia.
  7. Sudores nocturnos y nerviosismo.

Los sudores nocturnos afectan a todo el cuerpo y crea dificultades para conciliar el sueño, despertares frecuentes e insomnio, también pueden afectar al estado de ánimo y causar irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse y, a veces estado depresivo. La caída de los estrógenos también provoca la disminución del deseo sexual y una atrofia de los genitales, lo que provoca resequedad vaginal, modificando la lubricación y provocando dolor durante la penetración, lo que agrava la caída del deseo sexual.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la menopausia se basa en la observación de los síntomas y en la ausencia de la menstruación durante más de un año, no se necesita ningún otro examen salvo un análisis hormonal en caso de duda o de signos de menopausia precoz antes de los 45 años o en mujeres que toman anticonceptivos hormonales.

La prueba recibe el nombre de FSH-Hormona foliculoestimulante.

El médico puede prescribir un análisis de sangre de la hormona estimulante del folículo o “FSH” para mujeres y hombres con el fin de identificar cualquier trastorno relacionado con el funcionamiento genital. Los resultados siempre son interpretados teniendo en cuenta la patología sospechada.

Tratamientos de HRT

Aunque la menopausia no sea considerada una enfermedad, existen algunas soluciones para aliviar los síntomas. En los casos en los que no puede andar con tranquilidad, pueden tratarse con un suplemento hormonal que compense la deficiencia. Esta es conocida como “terapia hormonal para la menopausia (MHT)”. Este es un tratamiento temporal y no todas las mujeres pueden aplicarlo, ya que ciertas patologías como cáncer de mama, cáncer de útero, antecedentes de enfermedades tromboembólicas venosas o arteriales y más, contraindican su uso.

 ¿Existen algunos tratamientos naturales para tratar los síntomas?

Un estilo de vida saludable es esencial para vivir mejor durante la menopausia femenina

Es importante comenzar por una dieta equilibrada y variada en frutas, verduras, legumbres, fibra y carnes magras como las de las aves. También se recomiendan los productos lácteos, ya que aportan el suficiente calcio y comienza a usar más aceite de oliva, colza, sésamo, linaza y más de origen natural.

Si es posible se deben evitar o limitar los alimentos grasos como las carnes procesadas, los productos lácteos no desnatados, los pasteles y los alimentos fritos.

Se desaconseja sobre todo el consumo de alcohol en la época de la menopausia porque aumenta la pérdida de calcio. Además, el consumo de tabaco aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y cáncer, por lo que también debe evitarse.

Publicaciones relacionadas