Mi perro persigue bicis, motos o gente corriendo. ¿Qué hago?

Pasear con nuestros amigos caninos a veces se convierte en una serie de episodios vergonzosos e incontrolables, puesto que algunos perros al cruzarse con deportistas o personas en bicicletas entran estado de alarma y comienzan a perseguirlos incesantemente.

Si es tu caso, hoy te daremos algunos consejos útiles para ti como entrenador de perros, verás que en cuestiones de unos pocos días de entrenamiento tu mascota dejará de ponerse ansioso ante este tipo de estímulos que puedes alocar a sus instintos.

¿Qué hace que los perros reaccionen de esta manera?

Veamos algunos factores a tener en cuenta que pueden ser el detonante de estos comportamientos compulsivos en nuestros perros. Además de entregarte algunas soluciones útiles para comenzar a reducir este tipo de eventos.

Reforzar su obediencia y educación es importante.

Pon en marcha ejercicios diarios sobre lo que ya sabe, pero, no olvides el aprendizaje de nuevos trucos para estimularlo siempre con cosas recientes. Ya que su desarrollo intelectual es igual de importante que su desarrollo físico.

Falta de paseos frecuentes.

Es importante dar a tu perro al menos dos paseos de 30 minutos al día con una correa semiliberada o liberada en total. Esto le permitirá a tu mascota estimularse física y olfativamente, además de poder familiarizarse con el ambiente exterior.

Crear y mantener la relación amo/perro.

Los principales valores deben ser la confianza y la cooperación, no dudes de que su relación debe ser de mutuo respeto y apoyo sobre el aprendizaje de cada uno, ya que cada perro también es diferente y requiere de cuidados especiales.

Entrena con tu perro en función de su edad y energía.

Siempre trata de hacer actividades especiales para su edad, raza y energías, así podrán ir entrenando debidamente sus instintos. Ofrécele actividades adaptadas a su condición física, su edad, sus habilidades especiales e instintos.

Bríndale a tu perro encuentros regulares con otros perros.

Esto es importante para que aprenda a desarrollar sus códigos caninos y pueda jugar con otros de su especie. Además de mantenerse activos físicamente.

Problemas de comunicación.

En ocasiones cuando un perro ignora nuestras órdenes y persigue a un extraño hace mucha referencia al estilo de relación amo/mascota. Es cierto que no todo el tiempo la relación puede ser amistosa o sumisa, ya que hay estímulos externos que siempre van a desatar los instintos de nuestro perro, el truco consiste en hacer que la comunicación sea lo más clara posible para poder detenerlo con facilidad cuando haga falta.

Un buen consejo para las situaciones con corredores o personas en bicicletas es empezar a actuar desde que se ven venir a lo lejos. Trata de ofrecerle a tu mascota una actividad que sea interesante para él, así podrá ignorar al ambiente y comenzar a ignorar este tipo de situaciones. Además, siempre es bueno dar algunas golosinas cuando el perro haga las cosas bien, debe entender que, al obedecer, él podrá obtener cosas buenas.

¿Cómo hacer que tu perro te escuche?

Lo primero siempre debe ser contar con una buena actitud para conseguir el objetivo deseado. Comienza teniendo paseos sistemáticos con tu perro usando su correa para que comience a recibir órdenes, deben trabajar en un paseo sencillo sin estímulos al inicio, luego comienza con órdenes sencillas hasta que notes que ya es una actividad común para él. Ten en cuenta que es muy importante dar órdenes al perro solo cuando sea necesario, ya que cuando los estímulos son constantes y confusos, el perro perderá él interese y dejará de escuchar. Hacer que nuestro perro se mantenga interesado es crucial, ya que si le gritamos demasiado en poco tiempo dejará de darnos importancia.

Cuando se acerque un corredor o alguien en bicicleta, aléjate tanto como puedas de su camino y distráelo como te dijimos anteriormente. Trata de hacer esto con naturalidad, este es un proceso que debe llevarse poco a poco y con mucha paciencia.

Por último, asegúrate de que ambos lo pasen bien cada día. Recuerda satisfacer sus necesidades físicas, sociales, intelectuales y olfativas. Para una buena crianza, es necesario poder dar espacio a todo, lo más importante es poder identificar los momentos de juego y separarlos de los espacios más enfocados a la educación. También dale más importancia a la relación que tienes con tu mascota, te aseguramos que entre más compañerismo haya, más rápido podrá aprender.