Microondas: 10 razones para usarlo lo menos posible

La cocción de los alimentos en microondas se produce debido al efecto del calentamiento obtenido por la interacción con la materia de los campos electromagnéticos emitidos en el espectro de las microondas. De hecho, cuando cocinamos usando el microondas, muchas veces la parte central del alimento se calienta mucho más rápido que la parte exterior. En este tipo de casos, calentar los alimentos usando el microondas puede ser un inconveniente por culpa de una mala distribución del calor. Sin embargo, la ventaja de poder cocinar y calentar alimentos en cuestión de segundos es una completa bendición que no debe ser subestimada.

Pero ¿Hay algún problema o efecto secundario por usar el microondas? 

Según el Dr. Hans Ulrich Hertel, nutricionista suizo graduado en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich: «Las microondas generadas por este electrodoméstico entran en contradicción con la naturaleza, lo cual las hace tóxicas. Se trata de una energía basada en el principio de la corriente alterna, por lo tanto, mientras que las energías de origen natural chocan con las que son creadas por el microondas, se pueden generar reacciones negativas en el cuerpo humano». El experto ha hablado seriamente sobre las consecuencias cancerígenas ligadas a la cocción por microondas, pero sus teorías no han ganado peso en la comunidad científica.

¿Es cancerígeno el microondas?

Existen estudios que muestran que hay algunas ondas electromagnéticas que son similares a las utilizadas en los hornos microondas y que pueden tener efectos cancerígenos cuando se produce una exposición prolongada o de intensidad extremadamente alta, pero no el caso del microondas, ya que este electrodoméstico solo se usa durante unos minutos, por lo que no puede llegar a ser peligroso.

Leche para bebés

¿Existe algún peligro por calentar la leche para bebes en el microondas? Todo parece indicar que el único riesgo posible es que se produzca alguna quemadura inesperada por dejarlo demasiado tiempo dentro del electrodoméstico, por lo que la única recomendación es estar pendiente del tiempo y la temperatura a la que sale la leche antes de dársela al bebé. Según los expertos, es importante evitar el sobrecalentamiento de la leche para infantes y tener en cuenta que la temperatura dentro del biberón suele ser mayor a la percibida desde afuera.

Intercambio de energía

Aunque no hay pruebas concretas, algunos expertos dudan de la total seguridad del uso del microondas. De hecho, teniendo en cuenta una hipótesis propuesta por la medicina natural, se dice que introducir en el cuerpo humano moléculas y energías que no son propias del organismo podría tener efectos negativos. Los alimentos cocinados con el microondas tienen moléculas y restos de energías que no son propias ni necesarias en el organismo, lo cual puede tener consecuencias a mediano y largo plazo.

Bisfenol A

¿Qué pasa con los recipientes de plástico que usamos para calentar la comida en el microondas? Un estudio estadounidense del año 2008 reveló que algunos contenedores etiquetados como ideales para el uso en microondas liberaban bisfenol A, un conocido disruptor endocrino. Aun así, el Consejo Americano de Química puso a prueba los resultados que se obtuvieron en aquel entonces y aseguraron que los niveles de bisfenol A liberados por los contenedores son tan bajos que no llegan a ser peligrosos para el cuerpo humano.

La FDA se pronuncia sobre los microondas y los riesgos para la salud

Según lo dicho hasta ahora por la FDA, aún no se ha podido determinar lo que les ocurre a las personas cuando son expuestas a niveles bajos de radiación de microondas. Aún no hay estudios suficientes y controlados sobre los efectos a largo plazo con una muestra de personas lo suficientemente grande como para poder determinar el impacto real de la exposición a las microondas. Ha habido algunos estudios realizados en animales, pero los resultados no pueden utilizarse para comprender los efectos en los seres humanos.

Aun así, la FDA, en una ocasión advirtió sobre un posible riesgo de interferencia en los marcapasos causada por la radiación emitida por estos electrodomésticos, pero, este es un problema que fue resuelto hace tiempo debido a que los nuevos marcapasos están diseñados para protegerse de estas interferencias eléctricas.

¿Qué hay de las palomitas de maíz para microondas?

Hace años en Estados Unidos surgió un problema que tuvo varias repercusiones en la producción industrial de palomitas de maíz especiales para microondas. Todos sabemos que las palomitas se pueden preparar en cuestión de minutos usando una sartén, entonces ¿De qué sirve utilizar el microondas para algo tan sencillo? En aquel entonces, el problema era sobre el uso de una sustancia llamada diacetilo, la cual les daba su característico aroma a mantequilla.

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Minnesota reveló que el diacetilo tiene una estructura similar a la de otras sustancias que son responsables de la formación de placas cerebrales relacionadas con patologías como el Alzheimer. Además, poco tiempo después aparecieron informes de la presencia de PFOA en los envases de palomitas para microondas y la exposición al diacetilo por parte de las personas que trabajan en las industrias de producción de alimentos.

¿Es el microondas responsable del aumento de la obesidad?

¿Tiene el microondas algo que ver con el aumento de personas obesas en las últimas décadas? Según un artículo publicado por la BBC, la llegada del microondas a todos los hogares debe incluirse entre las causas del aumento de los índices de obesidad actuales. Los expertos marcaron como fecha inicial de este aumento los años entre 1984 y 1987, período en el que el uso de los microondas fue expandiéndose. Según el informe, los microondas aceleraron la preparación de los alimentos, además de la popularización de las comidas instantáneas, los cuales en conjunto pudieron haber conducido a un aumento en el consumo de alimentos de mala calidad en la dieta regular de muchas personas, causando un aumento en los índices de obesidad a nivel mundial que se mantiene hasta la actualidad.

Teniendo en cuenta toda esta información, la última palabra la tienes tú. ¿Crees que es momento de dejar de usar hornos microondas o consideras que no hay recursos suficientes para tacharlos de contaminantes y nocivos para la salud?