LifeStyle

Mira cómo el yoga ayudó a una mujer de 86 años a transformar su cuerpo

Los médicos pensaban que no volvería a ser capaz de caminar jamás. Pero, a sus 85 años, Anna no estaba dispuesta a darse por vencida y decidió darle un vuelco de 180º a su vida.

Anna, tenía 85 años cuando decidió empezar a hacer yoga y desde que inició su cuerpo ha cambiado radicalmente. La abuela sufría de dolores de espalda, músculos y escoliosis. Tenía la espalda encorvada y le costaba muchísimo desplazarse.

Lamentablemente, ha medida que pasaba el tiempo, Anna había decidido rendirse porque creía que seguiría padeciendo estos dolores. Entonces, algo maravilloso sucede, conoce a Rachel Jesien, profesora de yoga, quien le aconseja que practique y tome sus clases.

Las cosas empezaron a cambiar. Ahora, ella siente que ha vuelto a renacer y puede moverse mucho mejor. Anteriormente, ella había probado muchos remedios para combatir el dolor, desde la acupuntura hasta la quiropráctica, pasando por la fisioterapia y los masajes. Pero ninguno de estos le había funcionado. La mayoría de las veces, los dolores desaparecían, pero luego regresaban poco después.

Al practicar yoga, las cosas resultaron completamente diferentes, su práctica con esta disciplina duró dos años. Hoy, a sus 87 años, Anna se siente feliz, renacida. Todo gracias a su profesora Rachel y su eficaz método para combatir el dolor de espalda con la práctica del yoga.

Rachel, su entrenadora personal, sabe perfectamente lo que significa sufrir de escoliosis, ya que ella también lo padece. Por ello se ha especializado en curar este problema con yoga. La mujer acompañó a Anna en todo su proceso de entrenamiento con lecciones personalizadas, siguiendo la práctica del yoga restaurativo, que es fundamental para enseñar a los ancianos las mejores posiciones para su espalda.

Anna aprendió ya todas las posiciones del yoga, su rápido aprendizaje significó que su recuperación también lo fuere. Su cambio ha sido realmente increíble, Anna resultó ser una excelente estudiante.

Esta abuela recuperó su independencia y su cuerpo ha cambiado radicalmente. Además, también recuperó su actitud ante la vida, es un verdadero renacimiento para ella.

Publicaciones relacionadas