Salud

Moderna se prepara para hacer modificaciones a su vacuna ante las variantes de Covid-19

¿Cómo pueden los estudios científicos adelantarse a los efectos del coronavirus SARS-CoV-2 y la propagación de sus variantes? La respuesta la han planteado algunos científicos por medio de la utilización de inteligencia artificial y el aprendizaje automático para que sea posible una predicción ante el riesgo de que un paciente pueda escapar del escudo que ofrece la aplicación de la vacuna actual. Así es como, al contar con un equipo preparado para diseñar cualquier actualización para un refuerzo, y con el fin de probar la capacidad de las vacunas candidatas para actuar sobre los pseudovirus construidos con mutaciones de la proteína de Spike, se presenta una preparación para hacer frente a las variantes más recientes y fuertes de Covid-19.

De hecho, una plataforma ya ha dado lugar al desarrollo de un booster (mRna 1273.351) diseñado especialmente para combatir a las variantes. El estudio se llevó a cabo a partir de la mutación sudafricana que había mostrado una reducción de 6 a 7 veces en la actividad neutralizadora de los anticuerpos. Con el uso de este sistema, los científicos de la empresa farmacéutica estadounidense evalúan el índice de protección obtenida con la aplicación de la vacuna, sus modificaciones y los efectos de la nueva aplicación, asegurando que se observaron excelentes resultados de neutralización de la variante india del virus.

Todo esto ha sido explicado por Guillaume Stewart-Jones de la plataforma de investigación de Moderna, el cual abordó las variantes preocupantes, partiendo de una base de datos que se alimenta de información generada por varias fuentes y que permite el seguimiento continuo para interceptar rápidamente cualquier señal de alerta que requiera de una modificación en una vacuna. Para entender la cantidad de datos que se han tenido que medir, basta con pensar que cada variante genera una familia de «haplotipos» únicos, y cada uno de ellos tiene una combinación única de mutaciones.

La pregunta de los investigadores a estas alturas es: «¿Qué modificaciones en las vacunas debe hacerse al momento de presentar un nuevo producto? Los expertos planean tomar las mutaciones detectadas hasta la fecha y crear pseudovirus con los que se pueda probar la actividad neutralizadora de los anticuerpos generados por las nuevas versiones de la vacuna. Si se comprueba que la protección es reducida, un equipo toma el control para realizar las actualizaciones.

La plataforma de moderna ya se encuentra en uso y su seguimiento es continuo: «Estamos haciendo todo lo posible por construir un sistema altamente eficiente que esté basado en datos fiables para identificar rápidamente las variantes preocupantes y poder abordar un proceso de selección de vacunas que puedan ser candidatas para un refuerzo y su futura aplicación”.

Por último, otro de los retos está relacionado con el potencial de la ciencia del mRna para crear nuevos fármacos protectores, según lo que dijo el director general de Moderna, Stéphane Bancel, asegurando que «los mejores tiempos para este tipo de tecnologías están por venir». De hecho, los científicos de Moderna se dirigen a las células madre y progenitoras hematopoyéticas de la médula ósea para poder modular la inflamación y las enfermedades inmunitarias.

Publicaciones relacionadas