Hay momentos concretos en la vida que nos llevan a engordar: estos son

Photo Adobe stock

Ganar peso es muy fácil, un estilo de vida sedentario, una dieta incorrecta y quizás un metabolismo lento hacen que los kilos se acumulen. Pero hay momentos concretos en la vida en los que la balanza tiende a subir: estos son.

La Universidad de Cambridge ha teorizado y demostrado que hay momentos específicos en la vida en los que tendemos a ganar peso. Los resultados también se han publicado en la revista científica Obesity Reviews. Los investigadores se centraron en el análisis de diferentes aspectos de la vida y, en particular, en el impacto que tienen ciertas experiencias, como el inicio de la vida laboral, la educación universitaria y el hecho de convertirse en padres, sobre el peso corporal.

Hay que decir que una mala alimentación, un estilo de vida sedentario y algunos problemas de salud como el hipotiroidismo, la amenorrea y el uso de ciertos tipos de medicamentos (como la cortisona) también llevan a ganar peso

Los momentos de la vida en los que se gana peso

El impacto de la crianza de los hijos

Hay poco que hacer: convertirse en padre o madre engorda. Investigadores de la Universidad de Cambridge, de hecho, han analizado los diversos estudios realizados en el pasado sobre los cambios en el peso de las mujeres antes y después de un embarazo, descubriendo que las madres tienden a pesar una media de 1,3 kg más que las mujeres sin hijos.

Pero eso no es todo: según un estudio publicado en 2015 en el American Journal of Men’s Health, de hecho, ni siquiera los hombres están exentos de esta situación. De hecho, la paternidad conlleva un aumento de peso de entre 1,5 y 2 kg.

Estos resultados se deben tanto al cambio brusco de hábitos que supone la llegada de un recién nacido, como la falta de sueño y de tiempo, como a los cambios fisiológicos inducidos por el embarazo.

Acceso a la universidad y al primer empleo

Los otros dos momentos de la vida en los que se tiende a engordar más son la entrada en la universidad y el comienzo del trabajo por primera vez, periodos delicados de transición que nos llevan a cambiar nuestros hábitos.

Normalmente, de hecho, en estos momentos de la vida tendemos a disminuir la actividad física y a modificar nuestra dieta: llevados por nuevos estímulos y diferentes ritmos, encontramos menos tiempo para cocinar de forma saludable.

En definitiva, como afirma el Servicio Nacional de Salud (NHS), el sistema de salud pública del Reino Unido, «estos estudios ponen de relieve los momentos clave de la vida en los que puede ser necesario centrarse en la dieta y la actividad y ayudar a las personas a adoptar un estilo de vida más saludable».

También puedes leer: La dieta que aumenta la concentración y reduce el cansancio