LifeStyle

Morderse las uñas es un hábito común y puede revelar algunos rasgos de su personalidad

El hábito de morderse las uñas es muy común y muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que se están comiendo las uñas todo el tiempo. A menudo el hábito es claramente visible en las manos, desde las uñas mordidas hasta los niveles poco saludables. Es fácil ver que este comportamiento está dictado por el nerviosismo y la ansiedad, y es el mismo resultado al que ha llegado un estudio publicado en el Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry. Pero también hay otro aspecto que se ha destacado y que concierne a la personalidad de los individuos que se comen las uñas: según la investigación son perfeccionistas.

Según el estudio, quien tiene el hábito de morderse las uñas es un perfeccionista

La investigación examinó todos esos comportamientos repetitivos que se realizan en el cuerpo, como tocarse el cabello continuamente, pellizcarse la piel o comerse las uñas. Según los experimentos realizados con 48 voluntarios, la necesidad de realizar una de estas acciones repetitivas se hizo irresistible en situaciones de aburrimiento, frustración e insatisfacción: y los individuos que tienden a desarrollar tales estados de ánimo son precisamente los perfeccionistas.

Los perfeccionistas se comen las uñas para aliviar la insatisfacción acumulada

Ellos son los que incontrolablemente planean todo y esperan que las cosas salgan según sus propios planes: la mayoría de las veces, por supuesto, esto no es así y los perfeccionistas caen en situaciones estresantes dictadas por la insatisfacción y el nerviosismo. Realizar uno de estos comportamientos repetitivos es una manera de descargar la negatividad acumulada.

Los resultados del estudio revolucionan por completo la terapia tradicional con la que se trataban las conductas repetitivas, como morderse las uñas: hasta ahora se actuaba para eliminar el nerviosismo, pero está claro que en realidad hay que intervenir en la mentalidad «perfeccionista» del paciente.

Hay otros elementos que ayudan a entender si eres una persona que tiende a organizar cada aspecto de su vida:

  • Estar de acuerdo con el «o todo o nada» y ver las cosas exclusivamente en blanco y negro.
  • Sea demasiado estricto consigo mismo y autocastigarse en caso de error.
  • Frustración recurrente.
  • Insatisfacción crónica, incluso en un momento de éxito.
  • Siempre espera el momento adecuado para comenzar una actividad, aunque no haya un momento más propicio que otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.