La tasa de mortalidad de la población a causa del coronavirus aumenta con la contaminación

Un estudio de Harvard analizó la relación entre la contaminación del aire y la mortalidad pandémica en más de 3.000 áreas de los Estados Unidos, el estudio involucró al 98% de la población.

En las semanas anteriores, varios estudios ya habían comenzado a analizar la relación entre la contaminación atmosférica y la propagación del Covid-19. Sin embargo, en los Estados Unidos, un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, en Boston, demostró que un mayor nivel de contaminación corresponde a un aumento significativo de la mortalidad por coronavirus.

Los investigadores examinaron los datos recopilados en unos 3.000 condados de los Estados Unidos que cubren el 98 por ciento de la población de ese país, mostrando que «el aumento de sólo 1 μg/m3 de PM2,5 está asociado con un aumento del 15 por ciento en la tasa de mortalidad de COVID-19». Se trata de un aumento de 20 veces en comparación con un estudio anterior de los mismos investigadores sobre los aumentos de la mortalidad por todas las causas como resultado de la exposición a largo plazo a la contaminación por PM2,5.

Por lo tanto, las investigaciones sugieren que las personas que viven en zonas contaminadas tienen más probabilidades de morir de coronavirus que las personas que viven en zonas más limpias. El aire sucio puede afectar al aumento del riesgo de síndrome de dificultad respiratoria aguda, que es sumamente peligroso en el caso del Covid-19, y agravar otros problemas respiratorios y cardíacos.

La tasa de mortalidad de la población a causa del coronavirus aumenta con la contaminación

«Aunque la epidemiología del Covid-19 está evolucionando», dijeron los investigadores, «hemos observado que hay una gran superposición entre las causas de muerte de los pacientes del Covid-19 y las enfermedades relacionadas con la exposición a largo plazo a las partículas finas (PM2,5)», lo que afecta negativamente a los sistemas respiratorio y cardiovascular.

Estos resultados podrían dar lugar a un aumento de las precauciones en las zonas de mayor contaminación atmosférica para frenar la infección y reducir las muertes. Debido a las restricciones, el nivel de contaminación ya ha disminuido y los científicos dicen que mantener el aire más limpio en el futuro conduciría a una reducción de las muertes por estas enfermedades.

El estudio analizó hasta el 98% de la población en 3.000 áreas de EE.UU. «Los resultados son estadísticamente significativos y robustos», dijeron los investigadores, la investigación tuvo en cuenta numerosos factores como los niveles de pobreza, la obesidad, las pruebas realizadas y las camas de hospital disponibles.