Motivos para llevar tu cuerda de saltar a donde vayas

La cuerda de saltar es la herramienta más práctica, económica y discreta que puedes poner en tu maleta a la hora de irte de viaje.

No lo parece, pero entrenar con una cuerda de saltar es uno de los ejercicios físicos más completos porque moviliza todos los músculos del cuerpo.

Aquí te contamos algunos motivos.

Menos estresante que correr

Lo importante es saltar correctamente sobre los dedos de los pies y mantener el abdomen contraído. Realizado de esta manera, la sesión demuestra ser menos estresante para las articulaciones (rodillas y tobillos) que una sesión de trote.

Por su practicidad

No hay excusas si tienes que viajar: la cuerda no es voluminosa y entra en cualquier maleta o bolso de mano.

Te recuerda tu infancia

Nada mejor que recordar. Te aseguramos que además de trabajar tu cuerpo, te divertirás como en los viejos tiempos.

Te permite trabajar todo tu cuerpo en un solo ejercicio

Piernas, torso, hombros, brazos, abdomen, son las partes del cuerpo que puedes ejercitar.

Ayuda a quemar más calorías

Sabias que saltar la cuerda quema más calorías que correr. Según el Science Daily, este ejercicio aeróbico puede alcanzar una velocidad de quema de sustratos metabólicos de hasta 1300 calorías por hora cuando se realiza de forma vigorosa, con alrededor de varias calorías consumidas por salto.

Adaptable a todos/as. Ya sea que estés súper entrenado o sea un principiante, todos pueden saltar la cuerda a su propio ritmo y de acuerdo con su condición física.

Por los muchos beneficios que te brinda: Saltar a la cuerda fortalece tu corazón y es por eso que se usa como calentamiento en muchas actividades deportivas. Además, ayuda a mejorar la circulación en la sangre, aumenta el equilibrio, entrena el corazón y los pulmones y tonifica la espalda.