Insólito

Una mujer se queda atónita al descubrir que su perro San Bernardo se ha vuelto verde de la noche a la mañana

La dueña de este perro, desconcertada acudió a su Twitter para explicar a sus seguidores la extraña razón científica por la que esto puede ocurrir en algunas ocasiones: se trata de una reacción química producida por los elementos presentes en la saliva de su mascota.

Después de que Olive, la perra de raza San Bernardo fuera operada en el veterinario, nadie esperaba que uno de sus efectos secundarios fuera conseguir un peculiar color verde. Su alarmada dueña, la Dra. Stephanie Olson, publicó una foto del animal en Twitter, en la que se podía ver como todo el pelaje de su pecho se había vuelto de un tono verde musgo.

Como si el incómodo cono que usa para su recuperación no fuese suficiente incomodo, ahora tenía una parte de su pelaje lleno de varios tonos de verde, ante la duda, Stephanie se embarcó en una misión para averiguar por qué su perro parecía estar convirtiéndose en el Increíble Hulk.

Ella asegura en su historia: «Me alarmó mucho descubrir que mi perro se había vuelto verde de la noche a la mañana. No tenía ni idea de por qué, pero luego de investigar a fondo me enteré de que resulta qué hay una explicación científica para esto tan inesperado que nos estaba sucediendo».

Al parecer, el pelaje de color verde es en realidad el resultado de una reacción química causada por algunos elementos presentes en la saliva del perro. Stephanie continúa explicando: «La historia comienza con un montón de babas. Normalmente esta suele acabar en el suelo, paredes o en los pantalones de los visitantes. Pero mientras Olive se recupera de la operación y usa su cono, este se va recogiendo y concentra toda su saliva alrededor de su cuello».

«Resulta que la saliva de los perros contiene porfirinas de hierro. Al entrar en contacto con el oxígeno, el hierro se oxida en nanopartículas de óxido de hierro, óxido, esencialmente. Por eso Olive y muchos otros perros que babean demasiado tienen manchas rojas de óxido junto a la boca. Pero la razón por la que el pecho y cuello de Olive se volvió verde fue el resultado de su sueño profundo, combinado con la cantidad de pelaje que tiene en la zona del cuello al entrar en contacto con la gran cantidad de babas.

La cuidadora del perro agrega: «Desmoralizada por el cono, Olive durmió torpemente sobre su estómago, lo que aisló sus pliegues del cuello empapados de saliva del oxígeno en mi sala de estar. Ella estaba sedada y dormía como una roca, pero sus bacterias salivales no estaban descansando para nada e hicieron de las suyas. Rápidamente consumieron todo el oxígeno de su cuello, lo que impidió que se produjera la típica mancha roja asociada a la saliva de los perros. En su lugar, se formó un óxido de color verde.

La mancha a lo largo de su cuello pasó del típico rojo oxidado de su barbilla a verde oxidado gracias a la combinación del entorno de su cuello inusualmente húmedo y el aislamiento sostenido del oxígeno en el aire, ambos síntomas potenciados por la aparición del cono. El óxido verde es raro hoy en día porque es inestable en presencia de oxígeno, pero puede haber sido común en la antigua tierra antes de que nuestra atmósfera se oxigenara. Se cree que el océano puede incluso haber sido de color verde en lugar de azul hace 2.500 millones de años.