Mujer embarazada descubre que tiene cáncer, pero no renuncia al nacimiento de su hija

La vida de una mujer de 42 años en Nápoles, Italia, se detuvo cuando al tercer mes de su embarazo le diagnosticaron cáncer de mama. Los especialistas del hospital le informaron que su bebé ya no podía nacer y que debía abortar, puesto que debía ser operada de inmediato e iniciar un ciclo de quimioterapia.

La mujer que ya había tenido la oportunidad de ser madre, no quiso renunciar a su segundo embarazo, incluso aunque estuviera en peligro su propia vida.

Es así como llega al Hospital Pascale de Nápoles, en donde la recibe el Dr. Michelino de Laurentiis, quien le organizó un programa especial de tratamiento personalizado.

Bajo un total encierro, fue intervenida en el mes de abril al empezar su cuarto mes de gestación, iniciando de manera inmediata las quimioterapias, las cuales continuó sin problemas particulares, durante los siguientes cinco meses que le faltaban de gestación.

Su hermosa hija nació y ambas se encuentran muy bien de salud, informan los especialistas. El nacimiento de la niña fue posible gracias a un especial protocolo que se creó para tratar este tipo de casos.

«SOLO SEGUÍ MI CORAZÓN. TODOS ME DECÍAN QUE TENÍA QUE RENUNCIAR AL BEBÉ SI QUERÍA SEGUIR VIVIENDO”.

Hasta el momento existen varios casos de cáncer de mama que han sido tratados con mucho éxito durante su embarazo en el hospital. Así mismo, muchas mujeres que, a pesar de estar enfermas desde edades muy tempranas, se han podido recuperar y quedar embarazadas después del tumor.

El Hospital Pascale, cuenta con una tradición histórica en el tratamiento de cáncer de mama, por lo que ha sido un lugar de referencia para el cáncer durante décadas.

La oncología médica de Mama,  se ha convertido en el primer centro médico en Italia por su gran cantidad de protocolos experimentales con fármacos que son innovadores en el cáncer de mama.

Este centro médico se encuentra entre las diez mejores instituciones del mundo por ofrecer estos fármacos innovadores.