Actualidad

Murió de un ataque al corazón al tener relaciones sexuales en un viaje de negocios. La esposa debe ser compensada

‍En un reciente fallo del Tribunal de Apelación de París, se ha determinado que sufrir un paro cardíaco mientras se practica sexo durante un viaje de negocios puede considerarse un «accidente laboral». Este caso se originó cuando un ciudadano francés, empleado de una empresa especializada en infraestructura ferroviaria, falleció mientras mantenía relaciones sexuales con una mujer desconocida en un hotel durante un viaje de trabajo en el noroeste de Francia. La empresa argumentaba que la muerte ocurrió fuera de las horas de trabajo y en una habitación diferente a la reservada para el empleado, por lo que no debería ser considerada responsable. Sin embargo, el tribunal dictaminó que el fallecimiento era atribuible a un accidente en el lugar de trabajo, ya que el empleado se encontraba en un viaje de negocios y el tiempo dedicado al mismo incluía las noches fuera de su casa.

La ley francesa establece que un accidente laboral es aquel que ocurre durante el curso del trabajo, ya sea en el lugar de trabajo habitual o durante un viaje de negocios para el empleador. En este caso en particular, el empleado estaba en un viaje de trabajo, lo cual abarca el tiempo dedicado al viaje, el tiempo de trabajo durante el día y el tiempo de descanso durante el viaje. Los jueces consideraron que las relaciones sexuales pueden ser consideradas parte de la vida cotidiana y, por lo tanto, estaban dentro del ámbito de la autoridad del empleador. Incluso si el accidente ocurrió fuera de la habitación reservada por la empresa, esto no excluía la responsabilidad del empleador.

La sentencia del Tribunal de Apelación de París establece un precedente importante en cuanto a la consideración de los accidentes ocurridos durante el ejercicio de la sexualidad en el contexto laboral. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este caso se trató de una situación particular y las circunstancias pueden variar en otros casos. Cada situación debe ser evaluada individualmente y es recomendable contar con asesoramiento legal para determinar si se puede considerar un accidente laboral en cada caso específico.

Es importante destacar que, si bien este fallo reconoce que la muerte ocurrida durante el sexo en un viaje de negocios puede ser considerada un accidente laboral, esto no implica que todas las muertes ocurridas durante el sexo sean automáticamente consideradas como tal. Según diversos estudios, el riesgo de sufrir un ataque cardíaco durante el sexo es muy bajo, incluso en personas con problemas cardíacos. Estas investigaciones demuestran que las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco durante el sexo son mucho menores que las de sufrir un ataque cardíaco mientras se realiza una actividad física intensa, como palear la nieve o tener un accidente automovilístico.

Estudios realizados en Bélgica revelan que la probabilidad de morir después de tomar una taza de café es mayor que la de tener relaciones sexuales. El análisis de 36 estudios que investigaron las actividades realizadas justo antes de sufrir un ataque cardíaco mostró que solo un pequeño porcentaje de las personas había tenido relaciones sexuales antes del evento. Además, estos estudios destacan que las personas que tienen relaciones sexuales regularmente tienen un riesgo aún menor de sufrir un ataque cardíaco durante el acto sexual.

Investigadores suecos también han corroborado estos resultados, concluyendo que el riesgo de sufrir un ataque cardíaco relacionado con la actividad sexual es muy bajo y que los sujetos que se encontraban físicamente menos en forma eran más propensos a padecerlo. Por lo tanto, se puede afirmar que el sexo, en la mayoría de los casos, no representa un riesgo significativo para la salud cardiovascular.

Es importante tener en cuenta que cada persona es única y que las recomendaciones pueden variar según las circunstancias individuales. Si una persona ha sufrido un infarto o tiene problemas cardíacos, es fundamental consultar a su médico para obtener una evaluación personalizada y recibir las recomendaciones adecuadas. En general, se considera seguro retomar la actividad sexual después de algunos meses de haber sufrido un ataque cardíaco, siempre y cuando la persona tenga un control adecuado sobre su enfermedad y su situación clínica sea estable.

En cuanto a la medicación utilizada por los pacientes con problemas cardíacos, es importante tener en cuenta que los fármacos cardiovasculares rara vez son la causa de disfunción eréctil. Los inhibidores de la PDE5, como el Viagra, han demostrado ser seguros y efectivos en muchos pacientes con enfermedad cardiovascular estable. Sin embargo, es fundamental consultar con el médico, ya que el uso de nitratos es una contraindicación absoluta para la administración de estos fármacos.

4.4/5 - (9 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo