Niña de 10 años muere tras decirle a su madre que ‘no se sentía bien’

La niña de 10 años, Maisie Gooderham, quien se encontraba aparentemente en perfecto estado de salud, se derrumbó en los brazos de su madre y falleció unos días después de estar internada en el hospital.

La pequeña, quien fue descrita como una “niña hermosa y saludable” a la cual le encantaba bailar, sufrió una lesión cerebral cuando se encontraba jugando en su casa. Su madre afirma que de repente sintió un fuerte dolor de cabeza, entonces se acercó a ella y le dijo: “Mami, no me siento bien”, y se desmayó en sus brazos.

Sus padres desesperados llamaron a los paramédicos quienes llegaron inmediatamente a la casa y la trasladaron rápidamente al Hospital Addenbrooke en Cambridge, en donde los médicos hallaron que había sufrido una hemorragia cerebral causada por un aneurisma. La menor fue intubada y mantenida con vida unos días con ventilación y transfusiones de sangre. Sin embargo, los especialistas debieron informar a la familia la trágica noticia: la niña no podía sobrevivir sin la ayuda de los respiradores.

Sally de 47 años, madre de la pequeña, dijo que no habían tenido advertencias previas de una posible afectación en su hija. “La niña tenía una bomba de tiempo en su cabeza. Es algo que pudo haber sucedido en cualquier momento, por eso estamos profundamente agradecidos del tiempo que estuvo con nosotros”, indicó Sally.

Lamentablemente, no se pudo hacer más nada por salvarle la vida a Maisie y se tomó la decisión de retirarle el soporte vital, pero antes, a sus padres le permitieron pasar los últimos momentos con su hija. “Después de que decidimos retirarle los tubos, pudimos quedarnos toda la noche a su lado y me permitieron meterme en la cama con ella “, recuerda Sally.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

“Su último día con nosotros, nos permitieron todo el tiempo estar con ella. Le pintamos las uñas de sus manos y pies y tomamos sus huellas dactilares. Igualmente, tomamos mechones de su cabello e hicimos algunas fotos profesionales con ella», contó la madre.

Luego de retirarle su soporte vital, la pequeña respiró sin ayuda durante 1 hora y 20 minutos antes de fallecer. Después, le fueron extraídos los órganos para su donación.

La pequeña Maisie, era amante de los animales por lo que tenía dos gatos. Le encantaba pasar tiempo con su familia y siempre estaba sonriendo. La niña también gozaba de gran aceptación entre sus amigos por ser muy bromista.

“Tenía su propio canal de You Tube y TikTok. Incluso en ocasiones llamaba a la casa fingiendo con acento italiano que era de un lugar donde repartían pizzas”, recordó su madre Sally.