LifeStyle

Niño de 7 años nadó más de una hora para salvar a su familia de morir ahogada

Chase Poust, es un niño de 7 años que vive en Jacksonville (Florida) y que recientemente salvó a su padre y a su hermana pequeña de morir ahogados. Según su relato, se trató de una verdadera odisea, ya que tuvo que nadar contra una corriente muy fuerte. Incluso a ratos tenía que nadar boca arriba para descansar.

Según parece, los dos niños se encontraban nadando cerca de la barca que tiene su padre, cuando de repente, la niña fue arrastrada por la corriente hacia la parte más profunda. En su versión de la historia, Chase comenta: «La corriente era tan fuerte que mi hermana, que normalmente se ubica en la parte trasera de la barca, se soltó por accidente. Fue entonces cuando solté la barca para agarrarla, pero la corriente nos atrapó a ambos y nos llevó a la zona más profunda».

Ante la situación, el padre, llamado Steven Poust, se lanzó al agua desesperado para intentar salvar a sus dos pequeños, que ya se estaban alejando debido a la fuerza de la corriente.

Una vez dentro del agua y cerca de los pequeños, le gritó a su hijo que nadara hasta la orilla y pidiera ayuda tan rápido como fuese posible: «Después de eso le dije que le quería mucho porque no estaba seguro de lo que iba a pasar. En el momento solo pensé en quedarme con mi hija todo el tiempo que pude, pero al intentar llevarla en mis brazos, me agoté y se alejó lentamente».

Abigaíl estaba usando un chaleco salvavidas y estaba flotando junto con la corriente mientras su padre nadaba tan rápido como podía para alcanzarla, y Chase, que no tenía chaleco salvavidas, nadaba hasta la orilla.

Después de una hora en el agua nadando poco a poco, Chase llegó a tierra y rápidamente llamó a las puertas de las casas cercanas para conseguir ayuda de cualquier persona que atendiera. Ante los gritos de auxilio del niño, un equipo de fauna salvaje de la Florida que estaba pasando por el área acudió al rescate del padre y de la niña que seguía en el agua cada vez más profunda.

Con el paso de los minutos también llegaron los bomberos y la policía a participar en la operación de rescate la cual fue todo un éxito. El padre y la hermana dijeron a los periodistas que no estarían vivos si no fuera por el esfuerzo del joven Chase, el cual es ahora un héroe.

Según el informe entregado por el bombero Eric Prosswimmer, ni el niño ni el padre estaban obligados a usar un chaleco salvavidas. La ley general se aplica a menores de 6 años en un bote de menos de 8 metros de largo: “Nuestro equipo, que ya venía en camino a atender la situación encontró al pequeño gritando muy fuerte y agitando ambos brazos para que salváramos a su familia. Sin duda es un hombrecito muy valiente y un héroe”.

Publicaciones relacionadas