Niveles altos de azúcar en sangre: causas, remedios y alimentación

Si padeces una diabetes, ya sabes que es importante controlar las concentraciones de azúcar en sangre (o las concentraciones de glucosa en sangre). El hecho de tener una concentración excesiva de azúcar en sangre puede hacer que te encuentres fatal, y si la tienes a menudo, puede ser muy malo para tu salud.

Existen dos tipos de glucosa en sangre: la hipoglucemia que indica los niveles bajos de azúcar en la sangre y la hiperglucemia que es el nivel alto de azúcar en la sangre y puede ocasionar muchos problemas.

Los niveles de azúcar en la sangre pueden variar en el transcurso del día, estos niveles pueden aumentar radicalmente después de cada comida y disminuir en momentos del día en que no comemos nada. Para mantener un equilibrio de glucosa en nuestro organismo, el azúcar en sangre debe tener un nivel más o menos alto.

Síntomas.

Los primeros síntomas que padecen las personas con esta condición de hiperglucemia son especialmente los siguientes:

  • Sensación invasiva de fatiga
  • Sed todo el tiempo
  • Cicatrización lenta incluso de heridas que son mínimas

Lo recomendable es consultar al médico inmediatamente para que realice los respectivos exámenes de sangre y pueda analizar la curva de carga de glucosa.

Causas.

Lo que produce un nivel elevado de la azúcar en la sangre es indudablemente tener un estilo de vida sedentario y malos hábitos alimenticios que conlleven a una condición de sobrepeso, lo cual puede ocasionar riesgos cardiovasculares.

Por ello, lo ideal es mantener una dieta baja en calorías, disminuyendo todos aquellos alimentos que se componen de azúcar refinada y con exceso de carbohidratos. Se recomienda consumir de 5 a 7 comidas durante el día para así poder contrarrestar los niveles altos de azúcar en sangre, reduciendo de forma gradual las calorías de cada comida.

Nutrición adecuada para neutralizar los niveles altos de azúcar en la sangre.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Lo primero que debes hacer es aumentar el consumo de fibra en tu dieta, en especial las que provienen de verduras frescas y bajas en calorías como lechuga, hinojo, achicoria calabacín.

En este tipo de alimentación es fundamental el consumo de proteínas como pollo, huevos, quesos frescos, bacalao, entre otros.

Consuma alimentos ricos en omega 3 como atún, algas, sardinas, caballa, arenque y otros similares a estos.

Las semillas son muy importantes, ya que el ácido alfa linolénico que encontramos en alimentos como linaza, soja, uva y kiwi, son ideales para bajar los niveles de azúcar.

Desde luego, no podemos dejar a un lado las vitaminas que encontramos en verduras y frutas rojas o naranjas como pimientos, melocotón, melón, albaricoques, tomates y calabazas. La vitamina C que es fundamental en este tipo de nutrición la encontramos principalmente en naranjas, limones, mandarinas, pomelos, kiwis, achicoria y también las vitaminas halladas en germen de trigo, germen de maíz y ajonjolí. Además, los crustáceos y la leche son necesarios en esta alimentación.

Se debe disminuir el consumo de alcohol y preferir una copa de vino tinto. Se ha demostrado que ingerir pequeñas porciones de alcohol podrían mantener los niveles de azúcar en sangre.

Se aconseja dejar un periodo de tiempo largo entre la cena y el desayuno, ya que si se aumenta el ciclo del ayuno se mantiene un mejor nivel de azúcar en sangre.

Es muy recomendable consumir aceite de oliva virgen extra acompañado de una dosis de 30/40 g de frutos secos y también de aguacate.