¿No bebes suficiente agua? Esto es lo que le podría pasar a tu cuerpo

Seguramente has escuchado alguna vez que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua. En realidad, estamos hechos por cerca de un 60% de agua: tres cuartos de nuestro cerebro y nuestro corazón, el 83% de nuestros pulmones y el 31% de nuestros huesos son agua. Pero no toda esa agua permanece en nuestro cuerpo. Mucha desaparece a través del sudor, la orina  e incluso cuando respiramos.

¿Por qué es importante consumir una buena cantidad de agua cada día?

Consumir la cantidad suficiente de agua ayuda a regular la temperatura corporal, a mantener en funcionamiento la buena digestión, a la absorción y metabolización de los alimentos,  a eliminar las sustancias tóxicas por medio de la orina y en el proceso de respiración. El agua es necesaria de forma gaseosa para que el cuerpo pueda eliminar eficazmente el dióxido de carbono y los gases tóxicos producidos por la respiración.

¿Qué sucede cuando no suministramos la cantidad necesaria de agua?

No beber la cantidad de agua que se recomienda al día puede provocar fatiga, agotamiento, disminución de la función cognitiva y la concentración, problemas de presión sanguínea, diabetes, aumento descontrolado de peso, problemas en la piel, subida del nivel de colesterol y estreñimiento.

¿Cómo saber si nuestro cuerpo necesita más agua?

Veamos algunos síntomas claves que nos permiten darnos cuenta de cuándo nos puede estar haciendo falta un poco más de hidratación en nuestro día a día.

Estreñimiento

Lo habitual en adultos saludables es una evacuación intestinal de mínimo tres veces a la semana. Un flujo inferior estaría indicando un caso de estreñimiento, por lo que es importante considerar cuanto líquido estamos consumiendo al día. Varios expertos advierten que tomar poca agua o perder rápidamente líquidos en adultos y ancianos, también reduce el agua presente en las heces y termina provocando el estreñimiento.

Piel seca y sin elasticidad

La piel seca es un claro indicador para saber si nos falta agua en el organismo. Sobra decir que no importa el uso de productos hidratantes como cremas si no se aumenta el consumo de líquidos, ya que el estado de la piel no mejorará. Además, el estado de la piel puede verse agravada por la sudoración excesiva, vómitos o diarrea.

Fallos cognitivos

¿Pasas por bajones anímicos y tienes pequeñas pérdidas de memoria? Puede que el culpable sea el consumo de agua. Según algunos investigadores, no consumir suficiente agua puede influir en el funcionamiento de nuestro cerebro, asegurando que la deshidratación severa causaba fallos cognitivos que afectan el funcionamiento de la memoria a corto plazo, además de afectar al estado de ánimo y las habilidades visuales.

Infecciones de orina

Nuestro organismo elimina las bacterias presentes en el tracto urinario por medio de la orina, por lo tanto, depende de la micción mantenernos limpios en esta área del cuerpo. Por eso, no basta con ir solo una o dos veces al día para liberar líquidos.

Varios estudios se han centrado en determinar la probabilidad del desarrollo de infecciones de orina e incluso en la formación de dolorosas piedras en el riñón debido a un consumo de agua precario.

Por eso es muy importante no olvidar nunca beber agua, debido a que las consecuencias podrían ser muy graves. El agua es vida y es un bien precioso que afortunadamente pertenece a todos, no lo olvidemos nunca!