LifeStyle

No combines estos alimentos si quieres bajar de peso

Cuando hablamos de bajar de peso, la mejor opción es comer pequeñas porciones de todos los grupos de alimentos para nutrir el cuerpo de forma correcta. Sin embargo, hay combinaciones que se deben evitar, porque pueden provocar un aumento de peso. Esto se debe a una «confusión» en el intestino o un trastorno digestivo que dificulta Los procesos de adelgazamiento.

Cuando el sistema digestivo no está funcionando correctamente, el revestimiento del estómago puede dañarse, lo que puede producir un aumento de peso debido a una mala gestión de las calorías. Algunas combinaciones de alimentos que pueden provocar esta situación son:

Pastas y ‪‎papa

A pesar de que contienen muchos nutrientes esenciales para nuestro organismo, son ricos en almidón y gluten, combinación poco beneficiosa, porque se almacenan con mucha facilidad en la cintura en forma de grasa, haciendo que se aumente la masa corporal.

Arroz y plátano

Estos alimentos son una fuente de harina y almidón. Al consumir estos ingredientes juntos y en exceso, se convierten en grasa, pero también perjudica el proceso de digestión, puesto que lo ralentiza.

Frijoles y queso

El queso es un producto lácteo, lo cual puede causar algunos problemas digestivos. Lo mismo ocurre con los frijoles. Por lo que, consumir estos dos alimentos juntos, representa una “bomba” para tu estómago. ¿Por qué? Sencillo, la combinación de ambos productos causa gases e inflamación, lo que te impide verte delgada o bajar de peso.

Tostadas con mermelada

Las tostadas y la mermelada son carbohidratos. Una mejor alternativa para acompañar a tus tostadas es la mantequilla de frutos secos, ya que ayuda a proporcionar algunas proteínas y grasas saludables.

Consumir grandes cantidades de hidratos de carbono procesados y ricos en calorías puede causar un pico de azúcar en la sangre. De hecho, el aumento de peso puede ser el resultado de un exceso de carbohidratos, puesto que el cuerpo descompone todo el exceso de glucosa en grasa.

Patatas fritas y salsa

La combinación de patatas fritas y salsa no sólo tiene un alto contenido en sal, sino que también puede llevar a comer en exceso, debido a la falta de grasas saludables o proteínas que ayuden a promover la sensación de saciedad del cuerpo. Si quieres reemplazar la salsa, puedes intentar comer unos chips de tortilla bajos en sodio y guacamole para proporcionar a tu cuerpo una combinación completa de nutrientes y una sensación de saciedad.

Sopa de tomate con queso a la plancha.

Por lo general, la mayoría de las sopas de tomate que vienen en lata tienen un alto nivel en azúcar, gracias al jarabe de maíz de alta fructosa y el queso a la parrilla, que es alto en grasa y carbohidratos, pero los cuales ofrecen pocas proteínas.

Copos de avena y frutos secos.

A pesar de que esta combinación ofrece una pequeña cantidad de fibra, el contenido de proteína y grasa es muy bajo. Además, puede elevar el nivel de azúcar en la sangre y la insulina. Para equilibrar este platillo, la mejor opción es agregar una proteína magra y grasa como el yogur griego, los frutos secos o las semillas.

Síguenos en Google Noticias