No hace falta eliminar la pasta de la dieta para bajar de peso. Te explicamos por qué

No hace falta eliminar la pasta de la dieta para bajar de peso. Hoy veremos sus beneficios y la importancia de incluirla en nuestra dieta.

Contrario a lo que dicen las creencias populares, comer pasta es bueno para la dieta y los que la comen se alimentan saludablemente. Debes saber que comer pasta con moderación no causa de ninguna manera el aumento de peso o el aumento de grasa corporal.

La pasta no está relacionada con la ganancia de peso.

Las pruebas científicas afirman que el consumo de pasta mejora la calidad de la dieta, ya que está relacionada con una mayor ingesta de nutrientes. La ingesta de los nutrientes básicos que contiene la pasta (hierro, magnesio, fibra dietética, folato y vitamina E) garantizan una dieta rica en elementos saludables. Pese a esto, ten en cuenta que deben ser consumidas con moderación y regular la condimentación para no obtener los efectos contrarios, todo depende de tus necesidades energéticas diarias para medir debidamente las porciones.

Come pasta con moderación y obtendrás los mejores resultados.

Todos sabemos que es un platillo rico en carbohidratos, motivo principal de su mala fama, pero eliminar los carbohidratos por completo es un error, ya que son una gran fuente de energía. La pasta es una de las mejores elecciones si hemos pasado por un día agotador y necesitamos comer algo que nos recupere y nos de mucha energía.

La pasta ayuda a la síntesis de serotonina y melatonina. Además, tiene un efecto relajante y ayuda a descansar rápidamente. Se trata de un alimento fácil de digerir que proporciona la cantidad de energía adecuada para recuperarse rápidamente. Pese a ser carbohidrato, es uno de los carbohidratos con índices glucémicos más bajos y que ayuda a proteger el corazón.

Algunos consejos.

Lo primero es evitar comer la pasta demasiado cocida y preferiblemente comerla al dente. La pasta al dente contiene un índice glucémico mucho más bajo y favorece la sensación de saciedad. De ser posible, te recomendamos consumir pasta integral, con la cual se puede hacer cualquier tipo de platillo con un índice glucémico aún más bajo y es especialmente recomendada para aquellos que necesitan perder peso.

Para no tener efectos secundarios negativos por su consumo, debe ser consumida en cantidades adecuadas e ir acompañada de proteínas, si se hace debidamente, esta puede ayudar perder peso y a mantener la masa muscular.

¿La pasta adelgaza o engorda?

Todos tenemos estilos de vida diferentes, en los cuales el nivel de actividad física y sedentarismo varía completamente. Sin mencionar todas las patologías relacionadas con el sedentarismo y la poca actividad del cuerpo, esto dificulta la pérdida de peso. Dicho esto, comer una dosis moderada de pasta no perjudica los objetivos de nuestra dieta. Incluso una persona sedentaria puede comer una porción de pasta si sentir efecto alguno en su masa y peso corporal, siempre y cuando se respeten las necesidades energéticas del cuerpo.

La porción recomendada de pasta para los que llevan una vida sedentaria es de unos 60/70 g sin ser demasiado condimentada. No es lo mismo para las personas que hacen actividad física con frecuencia, ya que pueden comerla a diario en el almuerzo o la cena. La condimentación también debe ser mínima y es mejor si se acompaña con verduras frescas, la dosis puede llegar hasta los 100 o 120 g.

Por último, siempre es recomendable escuchar la opinión de un nutricionista para estructurar una dieta adecuada para nuestro estilo de vida y complexión física. Una dieta hecha en compañía de un experto asegura la buena salud y un estilo de vida mucho más saludable.