No retengas tus gases intestinales, podrían salir por tu boca

¿Retienes tus gases por mucho tiempo con tal de evitar alguna situación vergonzosa? Deberías pensarlo dos veces, ya que tu salud podría estar en riesgo. 

Un estudio reciente llegó a la conclusión de que tus gases pueden salir directamente por tu boca ¿Por qué sucede esto? ¿Qué dice la ciencia sobre este riesgo y cómo podemos evitarlo? Para nadie es un secreto que nuestro organismo necesita liberar constantemente gases, y cuando esto no sucede, es posible enfermar y que se vuelva una situación dolorosa. Cuando estamos fuera de casa, no podemos hacerlo por una cuestión de valores y buenos modales.

Según la información entregada por los investigadores y los médicos, cada vez que retenemos aire le estamos haciendo daño a nuestro organismo.

Los gases intestinales hacen parte del proceso regular de nuestro organismo y es nuestra responsabilidad permitirle seguir con su actividad normal. Aun así, al estar fuera de casa, en el trabajo, con amigos o simplemente en algún sitio con muchas personas, no podemos responder a la necesidad urgente del cuerpo. Pero ¿Por qué es tan riesgoso? Todo parece indicar que los gases, al verse impedidos por su método de escape principal, deciden recorrer todo el cuerpo hasta salir por la boca.

Todos los alimentos que consumimos pasan por transformaciones, algunas partes se sintetizan para el funcionamiento del organismo, otras se depositan en el cuerpo y otras se convierten en excremento, puesto que no son necesarias para el funcionamiento del organismo. Esta parte de los alimentos son los que se transforman en gases, especialmente cuando comemos en exceso.

La persona encargada de este estudio se llama Clare Collins, es profesora de Dietética y Nutrición en la Universidad de New Castle (Australia). Los resultados de sus pruebas llegaron a la conclusión de que el aire de los intestinos podría salir por la boca si se contienen demasiado.

En la investigación se habla de los motivos por los que puede ocurrir esto y cómo podemos tratar esto para evitar que suceda. En el proceso participaron numerosos voluntarios, estos ayudantes fueron monitoreados poco después de haber ingerido alimentos como judías y algunos tipos de legumbres. Las judías, son uno de los alimentos que más gases intestinales producen, potencian la aparición de gas hidrógeno, dióxido de carbono e incluso gas metano.

Según el informe, el gas hidrógeno es el más producido por nuestro cuerpo después de una comida y el metano es el menos producido. Después de determinar esto, el equipo de investigación trató de estudiar la composición y el funcionamiento de los gases, método por el que se pudo detectar que la única forma de producir menos gases es por medio de una dieta rica en fibra. Además, también se puede llegar a la conclusión de que los gases intestinales aumentan cuando comemos determinados alimentos, como legumbres, grasas, mantequilla y azúcares refinados.

Teniendo esto en cuenta, es importante considerar que hacer cuando los gases necesitan salir, ya que es cierto que los buenos modales son importantes y hablan mucho de nuestra educación, pero el riesgo de pasar por situaciones vergonzosas no desaparece, por lo que te recomendamos dar un pequeño paseo por el baño para evitar que se acumulen más de lo necesario. Por último, te invitamos a considerar una dieta más saludable y rica en fibra para evitar la formación excesiva de gases en el intestino.