Actualidad

En 100 años no se han encontrado grandes diferencias entre el cerebro de los hombres y el de las mujeres

Desde el siglo XIX, se han buscado diferencias en el cerebro de hombres y mujeres. Gustave Le Bon descubrió que el cerebro de los hombres es generalmente más grande que el de las mujeres, lo que llevó a Alexander Bains y George Romanes a argumentar que esta diferencia de tamaño hace a los hombres más inteligentes. Pero, según este criterio, los elefantes y las ballenas deberían ser más inteligentes que las personas, señaló John Stuart Mill.

Por lo tanto, el foco se ha desplazado al tamaño relativo de las regiones del cerebro. Según los expertos, la parte del cerebro situada por encima de los ojos, llamada lóbulo frontal, tiene mayor importancia para la inteligencia y es de mayor tamaño en los hombres, mientras que el lóbulo parietal, justo detrás del lóbulo frontal, es de mayor tamaño en las mujeres. Más tarde, argumentaron que, en cambio, el lóbulo parietal es más importante para la inteligencia y el de los hombres es en realidad más grande.

En los siglos XX y XXI, se buscaron rasgos distintivos femeninos o masculinos en subdivisiones cerebrales más pequeñas. Sin embargo, el neurobiólogo Ari Berkowitz cree que esta investigación está equivocada porque el cerebro humano es muy diverso.

Las diferencias anatómicas del cerebro

La mayor y más consistente diferencia de género en el cerebro se encontró en el hipotálamo, una pequeña estructura que regula la fisiología y el comportamiento reproductivo. Al menos una subdivisión es más grande en roedores machos y humanos.

Pero el objetivo de muchos investigadores era identificar las causas cerebrales de las supuestas diferencias sexuales en el pensamiento, por lo que se centraron en el telencefalo, que es el responsable de la inteligencia. Dentro del telencefalo, ninguna región ha recibido más atención en la investigación sobre la diferencia de raza y género que el cuerpo calloso, una banda gruesa de fibras nerviosas que transporta señales entre los dos hemisferios cerebrales.

Algunos investigadores descubrieron en los siglos XX y XXI que todo el cuerpo calloso es proporcionalmente mayor en las mujeres, en promedio, mientras que otros descubrieron que sólo algunas partes son más grandes. Se sugirió que esta diferencia causaba diferencias cognitivas entre los sexos.

Pero los cerebros más pequeños tienen un cuerpo calloso proporcionalmente más grande, independientemente del género, y los estudios sobre las diferencias en el tamaño de esta estructura han sido inconsistentes. La historia es similar para otras mediciones del cerebro, por lo que tratar de explicar las supuestas diferencias cognitivas en el sexo a través de la anatomía del cerebro no ha sido muy productivo.

Incluso cuando una región del cerebro muestra una diferencia en el sexo, suele haber una superposición significativa entre las distribuciones masculina y femenina. Si la extensión de un derrame cerebral se encuentra en la región superpuesta, no se puede predecir con certeza el sexo de la persona.

Cuando hay diferencias sexuales en el cerebro, ¿qué las causa?

Un estudio de 1959 mostró por primera vez que una inyección de testosterona en un roedor embarazado hace que su hija muestre un comportamiento sexual masculino de adulto. Los autores dedujeron que la testosterona prenatal «organiza» el cerebro permanentemente. Muchos estudios posteriores han demostrado que esto era esencialmente correcto, aunque demasiado simplificado para los no humanos.

Los investigadores no pueden alterar éticamente los niveles hormonales prenatales en los seres humanos, por lo que se basan en «experiencias accidentales» en las que los niveles hormonales prenatales o las respuestas a ellos fueron poco frecuentes. Pero los efectos hormonales y ambientales están entrelazados en estos estudios y los resultados de las diferencias de género en el cerebro han sido inconsistentes, dejando a los científicos sin conclusiones claras para los humanos.

Aunque las hormonas prenatales pueden causar la mayoría de las diferencias sexuales en el cerebro de los no humanos, hay algunos casos en los que la causa es directamente genética.

El aprendizaje cambia el cerebro

Mucha gente asume que las diferencias sexuales en el cerebro humano son innatas, pero esta suposición es errónea. Los seres humanos aprenden rápidamente en la infancia y continúan aprendiendo en la edad adulta. Desde recordar hechos o conversaciones hasta mejorar las habilidades musicales o atléticas, el aprendizaje altera las conexiones entre las células nerviosas llamadas sinapsis. Estos cambios son numerosos y frecuentes, pero generalmente microscópicos.

Sin embargo, los estudios sobre una profesión inusual muestran que el aprendizaje puede cambiar drásticamente el cerebro de los adultos. Los taxistas de Londres deben memorizar las rutas, calles y atracciones complejas de su ciudad. Los investigadores han descubierto que este aprendizaje altera físicamente el hipocampo del conductor, una región del cerebro esencial para la navegación. El posterior hipocampo de los taxistas londinenses se consideraba más grande que los no conductores en milímetros, más de 1.000 veces el tamaño de las sinapsis.

Por lo tanto, no es realista asumir que cualquier diferencia sexual en el cerebro humano es innata. En definitiva, las diferencias sexuales en las estructuras cerebrales se deben probablemente a una compleja e interactiva combinación de genes, hormonas y aprendizaje.

También puedes leer: Con la dieta de la miel se pierde 1,5 kg por semana, lo importante es tomarla de la siguiente manera