Belleza

Consejos para maquillar la piel con acné

La piel grasa, las impurezas, los puntos negros y las espinillas son señales comunes del acné, una inflamación que afecta la piel del rostro de muchos adolescentes, pero también de adultos.

Además de que el acné es una problemática bastante visible, también puede convertirse en una molestia psicológica, dificultando las relaciones con los demás. Sin embargo, las mujeres tienen un as bajo la manga: el maquillaje.

Consejos para maquillar la piel con acné y puntos negros.

Lo primero que debes hacer es consultar a un dermatólogo para comprender la gravedad del trastorno e identificar las terapias y soluciones para limpiar la piel en cada caso. De igual forma, es posible «disimular» alguna imperfección desagradable en nuestro rostro confiando en los maquillajes.

Muchas personas creen que los productos cosméticos son mortales para aquellos que poseen una piel con acné, pero están muy equivocados, el maquillaje es bueno para este tipo de piel, ya que actúa como una barrera que protege el rostro de los ataques de los agentes externos.

A continuación, encontrarás algunos trucos sencillos que te ayudarán a disimular las espinillas y puntos negros de tu rostro.

Opta por productos naturales y libres de grasas: Visita a tu dermatólogo para evitar comprar cosméticos que no se adapten a tus necesidades dermatológicas.

Usa una brocha de cerdas suaves en las distintas etapas de maquillaje: Evita utilizar los dedos al maquillarte, esta acción pone en riesgo la transmisión de las células muertas que se encuentran en las manos al colocarla directamente en la cara.

Limpia tu rostro antes de maquillarte: Esto con el fin de que tu piel esté limpia y fresca.

Utiliza el corrector: Este increíble producto es fundamental para el éxito del maquillaje en el caso de las pieles con acné. Se recomienda usar el del tono verde, el cual facilita la cobertura de las manchas rojas o granos enrojecidos. Este cosmético debe usarse antes de la base o mezclado con ella.

Usa base de maquillaje: Este cosmético ayuda a proteger la piel, además de ser el elemento perfecto para deshacerse del hábito de tocarse el rostro. Es precisamente por su función protectora que, la base, se recomienda para todo tipo de piel.

No te excedas con el polvo compacto: Olvídate por completo del típico «efecto brillante» de la piel sebácea, el cual genera un efecto más opaco, ya que si se usa en grandes cantidades hará peso en el rostro, obstaculizando los folículos sebáceos, generando irritación de granos y otras manchas en el cutis. Es suficiente con un poco de polvo para evitar resultados estéticos desagradables.

Desmaquíllate siempre: Para hacer una limpieza facial y evitar la acumulación de restos de productos cosméticos que podrían irritar más la piel.

Consejos para una piel limpia  fresca.

  • Limpia tu piel por la mañana y por la noche, independientemente de que hayas utilizado cosméticos para maquillarte.
  • Opta por un limpiador específico para tu tipo de piel, prefiriendo los que están dermatológicamente probados.
  • Al terminar el tratamiento, aplica una crema de día o de noche sobre tu rostro: según la situación, favorece la eliminación de células muertas y la limpieza de los poros, con el resultado de un rostro limpio y luminoso.

Una consulta con un médico especialista puede ayudarle a encontrar el mejor tratamiento para devolver a su piel todo su esplendor.