Nueva York al colapso: Ya no se sabe dónde poner los cuerpos de las víctimas por coronavirus

La emergencia del coronavirus es trágica en Nueva York: hospitales, morgues, crematorios y cementerios están colapsando. Nadie sabe dónde poner los cadáveres.

La epidemia de coronavirus está ejerciendo una presión sobre los Estados Unidos, y en particular sobre la ciudad de Nueva York, que ha registrado un número de muertes, en los días más críticos, cuatro veces superior a la media habitual. Hasta el punto de saturar las morgues de los hospitales, pero también los cementerios y crematorios, con las agencias funerarias incapaces de gestionar los miles de muertes en unos pocos días. En la ciudad americana, de hecho, durante varias semanas 800 personas murieron al día a causa del Covid-19 hasta el punto de que ya no se sabe dónde poner los cuerpos.

Hay más de 18.000 muertos, aunque el saldo real es ciertamente mucho mayor y el New York Times ha señalado que el coronavirus es «el peor evento en términos de número de muertes que ha golpeado a Nueva York después de la pandemia de gripe española, hace un siglo». Incluso en los hospitales que atienden a miles de pacientes, la situación es sumamente dramática: ya no hay ni siquiera bolsas en las que meter a los muertos y también hay problemas para trasladar la gran cantidad del hospital a las enormes morgues móviles hechas a toda prisa; para ello se utilizan, siempre que es posible, carretillas elevadoras. Pero cientos de personas han muerto en sus casas, sin poder llegar a los hospitales y los forenses han tenido que pedir apoyo al ejército para la recuperación de los cuerpos.

Los cuerpos no reclamados son enterrados en una fosa común…

Una situación angustiosa también para las funerarias: por un lado está la creciente demanda de los hospitales, pero también de las residencias de ancianos que piden una rápida recuperación de los cadáveres. Sin embargo, se ha creado un cierre a medida que se ha ampliado el tiempo de cremación y entierro de los cadáveres.

Los cementerios y crematorios (cuatro) de Nueva York han alcanzado su máxima capacidad y ya no es posible aceptar más solicitudes de cremación durante al menos unas pocas semanas. La capacidad de las morgues se ha duplicado, se alcanzaron 1.800 lugares, y los cuerpos no reclamados en 14 días son enterrados en la conocida fosa común de la Isla Hart.

También puedes leer: EE.UU. reporta seis nuevos síntomas relacionados con el Covid-19