Salud

9 alimentos para un cerebro saludable

Una buena alimentación es clave para para nuestra salud en general, y para la de nuestro cerebro en particular. Los expertos señalan que no hay alimentos mágicos, sino que lo importante es llevar un patrón dietético equilibrado.

Apio.

El apio es considerado un alimento que no contiene ningún sabor, pero contribuye en el desarrollo de las capacidades intelectuales. Es rico en luteolina, un componente vegetal que disminuye la inflamación en el cerebro y ayuda a evitar el envejecimiento prematuro. En 2010 se realizó una investigación en donde se demostró que la luteolina reduce el deterioro cognitivo en ratones. Basta con agregar un poco más de apio a la crema de vegetales o a la ensalada de atún.

Brócoli.

Esta verdura posee sulforafanos, los cuales estimulan la regeneración y reparación del tejido cerebral. Una investigación realizada en China ha demostrado que los sulforafanos ayudan a combatir los trastornos patológicos típicos de las enfermedades neurodegenerativas, por ejemplo: la inflamación, el desequilibrio de la homeostasis del calcio, el estrés oxidativo y la necrosis neuronal. Además, contiene vitamina K, la cual es usada para fortalecer la funcionalidad cognitiva y también para combatir el Alzheimer.

Zanahorias.

Las zanahorias son una fuente de antioxidantes que ayudan a combatir a las moléculas conocidas como radicales libres, las cuales transitan por el torrente sanguíneo, dañando las células cerebrales, que pueden generar la pérdida de memoria a medida que se va avanzando de edad. Estos antioxidantes actúan como un neutralizador al combinarse con estas moléculas. La zanahoria posee una gran cantidad de antioxidantes que garantizan increíbles beneficios para la salud. Según un estudio hecho en el año 2000, esta planta también protege al organismo de otros tipos de déficits cognitivos gracias a su capacidad para disminuir el estrés oxidativo.

Huevos.

Uno de los alimentos más económicos y adaptables son los huevos. Según investigaciones realizadas en Finlandia, este alimento incrementa la capacidad cerebral debido sus índices de colina.

Remolacha.

Esta hortaliza posee nitratos dietéticos que ayudan en la dilatación de los vasos sanguíneos, acrecentando el flujo sanguíneo y el oxígeno al cerebro. Una investigación descubrió que las personas de edad avanzada que poseen una presión arterial más elevada presentaron mejoras en su rendimiento mental al consumir extracto de remolacha.

Pescados grasos.

Nuestro cuerpo necesita omega 3 y los mayores índices se encuentran en los pescados. Algunas recomendaciones hechas por expertos son el salmón, la caballa, la trucha, el arenque y la sardina. El pescado azul tiene componentes activos de ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido eicosapentaenoico (EPA) los cuales se absorben con más facilidad. Muchas personas creen que cuando los niveles de EPA y DHA son saludables contribuyen a controlar el estrés e incrementa los niveles del neurotransmisor llamado serotonina que se encarga de transmitir la felicidad.

Avena integral.

Perfecta para un desayuno saludable y ligero, la avena integral es una excelente opción, ya que posee una gran cantidad de hidratos de carbono que producen glucosa, el principal estimulante del cerebro. Además, la avena contiene vitaminas B, E, selenio y manganeso. La avena sobrepasa a muchos carbohidratos por su bajo nivel glucémico, el cual previene la subida de la azúcar en la sangre. Los carbohidratos que contiene la avena integral se desvanecen lentamente en el organismo, debido a esto el cerebro se beneficia con mucha más facilidad.

Aceite de oliva.

Seguro has escuchado hablar de la dieta mediterránea por sus grandes beneficios para el organismo. El aceite de oliva extra virgen hace parte de esta dieta, por lo que también se le atribuyen estos beneficios. Un estudio ha demostrado que este aceite contribuye a la protección de la memoria y a la capacidad de aprendizaje. Además, reduce el desarrollo de placas amiloides y ovillos neurofibrilares en el cerebro, los cuales provocan el Alzheimer.