¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Lo que nunca debes hacer antes de una citología o de una cita con el ginecólogo

Para muchas mujeres, una visita al ginecólogo puede generar ansiedad, puesto que puede ser un momento incómodo y preocupante, pero es importante recordar que los médicos ginecólogos han visto y escuchado de todo.

Preparación para la cita

Antes de acudir a tu cita ginecológica, es importante que te prepares bien. Aquí hay algunos consejos que te puede ayudar para tu consulta:

Toma notas: antes de tu cita, considera llevar un diario de tus síntomas o hacer anotaciones sobre tu ciclo menstrual. Esto te ayudará a recordar cualquier detalle importante durante la consulta.

Haz preguntas: piensa en lo que quieres obtener de la cita y qué preguntas te gustaría hacerle al médico. Escribir tus preguntas te ayudará a no olvidar nada importante durante la consulta.

Conoce tu historial: mantén un registro de tu ciclo menstrual y cualquier sangrado anormal que puedas experimentar entre períodos o después de tener relaciones sexuales. También asegúrate de tener detalles sobre cualquier medicamento que estés tomando.

Sé honesta: durante la consulta, es importante que respondas todas las preguntas de manera sincera y honesta. Los médicos están acostumbrados a hablar sobre temas como períodos, sangrado anormal, flujo vaginal, olores y actividad sexual. No hay necesidad de sentir vergüenza o mentir sobre estos temas, ya que los médicos han escuchado y visto de todo.

Lleva información adicional: si tienes alguna preocupación o solicitud específica, como preferir ser atendida por una médica mujer, considera hablar con la clínica con anticipación. Es posible que puedan hacer los arreglos necesarios para que te sientas más cómoda durante la cita. Si tienes mucha ansiedad, también puedes informarte sobre quién te atenderá en el día de la consulta y, si es posible, llevar a alguien contigo para que te brinde apoyo.

Qué hacer y qué no hacer antes de la cita

Antes de tu cita ginecológica, es importante saber lo que no debes hacer para no alterar los resultados de tu revisión.

Abstinencia sexual: Lo mejor es abstenerse de tener relaciones sexuales al menos 24 horas antes de la cita. Además, debes evitar usar cualquier tratamiento vaginal, como óvulos o cremas, durante ese período de tiempo. Esto es especialmente importante si te van a realizar una prueba de detección cervical, ya que estos productos, así como los lubricantes, espermicidas y semen, pueden afectar los resultados.

Higiene íntima: no sientas la necesidad de limpiarte en exceso antes de la cita. La limpieza externa con agua y productos sin fragancia es importante para mantener una buena higiene, pero evita lavarte en exceso y no realices duchas vaginales. La doctora Unsworth enfatiza que el exceso de limpieza puede ser perjudicial.

Afeitado o depilación: no te preocupes por afeitarte o depilarte antes de la cita. Los médicos ginecólogos han visto todo tipo de vello púbico y no les importa cómo lo tengas. Haz lo que te haga sentir cómoda, ya sea tener vello completo o no tener vello en absoluto.

Durante la cita

Durante la cita ginecológica, es importante que te sientas cómoda y relajada.

No te preocupes por la ropa interior: la mayoría de las veces, los médicos ni siquiera mirarán tu ropa interior. Puedes usar lo que te haga sentir cómoda y sea fácil de quitar. Lo importante es que te sientas a gusto durante la consulta.

No te avergüences: recuerda que los médicos ginecólogos han escuchado y visto de todo. No tengas vergüenza de hablar sobre tus síntomas, inquietudes o preguntas. El médico está allí para ayudarte y brindarte el mejor cuidado posible.

Comunica tus preocupaciones: si tienes alguna preocupación o temor específico, no dudes en hablar con el médico. Ellos pueden ayudarte a abordar tus preocupaciones y brindarte la tranquilidad que necesitas durante la consulta.

Después de la cita

Después de tu cita ginecológica, es importante que sigas las instrucciones y recomendaciones del médico.

Sigue el plan de tratamiento: si el médico te ha recetado algún medicamento o te ha dado instrucciones específicas, asegúrate de seguirlas cuidadosamente. Si tienes alguna pregunta o duda, no dudes en comunicarte con la clínica para obtener aclaraciones.

Realiza un seguimiento: si el médico te ha pedido que realices algún seguimiento, como llevar un diario de tus síntomas o programar una cita de seguimiento, asegúrate de hacerlo. Estos pasos adicionales pueden ser importantes para tu cuidado y bienestar.

No te obsesiones: después de la cita, es normal que puedas estar preocupada o ansiosa por los resultados o las próximas acciones. Sin embargo, trata de no obsesionarte y confía en que estás recibiendo la atención adecuada. Si tienes alguna inquietud adicional, no dudes en comunicarte con la clínica para obtener más información.

4/5 - (3 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira