LifeStyle

Nunca dejes un vaso de agua cerca de tu cama cuando duermes

Existen personas que tienen el hábito de poner un vaso de agua junto a la cama antes de irse a dormir. La excusa que más usan es: “Por si me da sed en la noche” o “Para tener al alcance un vaso de agua al despertar para tomar.” Sin embargo, hacer esto está mal.

¿Te has preguntado si de verdad está bien dejar un vaso de agua al lado de tu cama durante toda la noche? Bueno, la respuesta para esta incógnita es no, y existen muchas razones que explican el por qué. Si deseas tener agua al alcance de tu mano, es mejor usar un recipiente que puedas tapar muy bien, preferiblemente una botella que puedas cerrar. Te contaremos los motivos a continuación.

No dejes el vaso de agua cerca de la cama.

Al lado de tu cama debe haber una mesita de noche, en la cual debes tener alguna lámpara, un libro, un reloj, un enchufe con el cargador del teléfono conectado, etc. Y en medio de todo esto, aún le pones un vaso de agua a tu mesa de noche. Los vasos es mejor dejarlos en la cocina, porque un vaso de agua dentro de tu habitación puede ser peligroso para tu seguridad y para tu salud. Pero ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Existen 3 razones fundamentales por las que no debes dejar un vaso de agua en algún lugar de tu dormitorio:

  1. Higiene.
  2. Seguridad y prevención.
  3. Descanso y tranquilidad.

La higiene, la contaminación del agua con bacterias, gérmenes, virus y el sabor del agua, son algunos motivos por los que debemos renunciar a esta costumbre, eso sin tener en cuenta como entra en juego la seguridad de nuestras vidas al evitar algún corto circuito que pueda causar un incendio y hacer mucho daño. Veamos los riesgos con mas detalles.

Suciedad en el agua: bichos, polvo, etc.

Al dejar un recipiente con agua destapado junto a la cama, hace que, inevitablemente, se amontone mucho polvo en la superficie de la mesita de noche. Sin mencionar la cantidad de bichos que pueden quedar atrapados en el vaso. Por ejemplo: Los mosquitos.

Cambio en el sabor del agua.

Si dejas algún vaso con agua al descubierto por toda la noche, notaras que el sabor ya no es el mismo, porque al durar mucho tiempo destapada, su sabor se altera. Sin importar si es agua potable o sacada del grifo, el sabor puede variar a causa de la absorción de dióxido de carbono que se encuentra en el aire o a la evaporación de algunas sustancias.

Presencia de bacterias y gérmenes en el cristal del agua.

Cuando tomas un sorbo de un vaso de agua y lo dejas para tomar nuevamente más tarde, estás dándole de beber a tu cuerpo muchas bacterias. Imagina cuanto se han reproducido durante toda la noche mientras dormías. Además, estos gérmenes o bacterias le pueden provocar alguna enfermedad a tu organismo.

Provocar que los tomacorrientes tengan un cortocircuito.

Al lado de la mesita de noche, por lo general, hay un tomacorriente. Por lo tanto, dejar un vaso de agua en ese lugar es algo muy peligroso, ya que hay veces que hacemos movimientos en la noche que no controlamos, y esto puedo ocasionar que el vaso de agua se voltee sobre los cables y se pueda causar un cortocircuito.

No descansar debidamente.

Consumir mucha o poca agua en la noche antes de ir a dormir no es bueno para la salud del descanso, ya que esto puede provocar despertares nocturnos innecesarios para ir a evacuar la vejiga, esto no es bueno porque altera las horas de sueño y causa agotamiento en las mañanas.

Publicaciones relacionadas