LifeStyleSalud

8 síntomas importantes para detectar el cáncer de páncreas

Por lo general, cuando el cáncer de páncreas se encuentra en etapas tempranas no causan ninguna sintomatología. Es solo hasta que se ha desarrollado mucho, o se ha propagado fuera del órgano, cuando se generan los síntomas. Si llegas a percibir alguno de estos signos, acude a un especialista de inmediato.

Náuseas y vómitos.

Si el cáncer presiona el extremo inferior del estómago, esto puede bloquearlo parcialmente, obstaculizando el camino de los alimentos. Esto puede generar náuseas, vómitos y dolor que tiende a intensificarse luego de comer.

Orina oscura.

Muchas veces, cuando la orina se torna de un color más oscuro puede ser un claro signo del cáncer de páncreas. A medida que los niveles de bilirrubina incrementan en la sangre, la orina comienza a colocarse de un color marrón.

Pérdida de peso y falta de apetito.

Por lo general, los pacientes que tienen cáncer de páncreas bajan de peso sin ni siquiera planearlo. Muchas veces, estas personas presentan poco o ningunas ganas de comer. Por ello, si presentas este síntoma, es mejor que acudas cuanto antes con un médico para realizar pruebas diagnósticas.

Pancreatitis.

La pancreatitis crónica o inexplicable puede generar pequeños tumores en el órgano. Generalmente, la pancreatitis es provocada por cálculos biliares, el uso de nuevos medicamentos o el consumo excesivo de alcohol, pero si no tienes ninguno de estos síntomas y tienes pancreatitis, podría ser señal de algo más complicado.

Heces fecales pálidas o grasosas.

La bilirrubina también influye en el color marrón de las heces fecales. Si se bloquea el conducto biliar, estas pueden tornarse grises o de color claro. Asimismo, si la bilis y las enzimas pancreáticas no llegan a los intestinos con el fin de cumplir con su función para desintegrar las grasas, las heces pueden convertirse en grasosas.

Diabetes de tipo 2.

En este punto hay que tener claro que, el hecho de padecer de diabetes tipo 2 no significa que vas a sufrir cáncer de páncreas, sin embargo, la probabilidad si es un poco alta. De acuerdo con una investigación que realizó la Clínica Mayo, se encontró que el 40% de las personas con cáncer de páncreas habían sido diagnosticadas con diabetes meses antes de descubrirle el cáncer. Debido a que el páncreas fabrica insulina, en las primeras fases del tumor puede afectar su capacidad de producir esta hormona y, en consecuencia, causar una diabetes de tipo 2.

Dolor abdominal o de espalda.

Los cánceres que comienzan en el organismo o la cola del páncreas pueden desarrollarse rápidamente, además, pueden empezar a ejercer presión sobre otros órganos cercanos generando dolor. Puede que el cáncer también se disperse a los nervios que se encuentren cerca del páncreas, lo cual, muchas veces, provoca dolor de espalda.

Cuando un paciente siente un dolor agudo y profundo al presionar la parte superior de su abdomen, justo debajo del esternón, debe acudir inmediatamente al médico, ya que, por lo general, es en ese lugar donde los pacientes con este tipo de cáncer suelen decir que sienten dolor.

Tono amarillento en la piel.

El cambio de color de la piel es uno de los síntomas más obvios del cáncer de páncreas. De hecho, un gran número de pacientes dicen sentirse bien hasta que un ser querido se da cuenta de que tienen los ojos de un tono amarillento, siendo el especialista el que confirma el cáncer de páncreas avanzado.

Los cánceres que inician cerca de la cabeza del páncreas pueden obstruir los conductos biliares, evitando que la bilis llegue al intestino, donde ayuda a deshacerse de la grasa antes de que se elimine del cuerpo en las heces. La bilis se acumula y causa ictericia, lo que hace que la dermis y los ojos se pongan amarillos.