Salud

OMS dio ‘luz verde’ a una nueva píldora para tratar la COVID-19

La recomendación apunta especialmente a pacientes con riesgo de ser hospitalizados

Han pasado más de dos años desde que la COVID-19 comenzó a apoderarse del mundo de manera acelerada. Hoy en día aunque la proliferación de casos de mantiene, son muchos los países en donde la incidencia es lo suficientemente baja para eliminar por completo o parcialmente los protocolos de bioseguridad.

Sin embargo, siguen en marcha los estudios en torno a las diversas vacunas y también respecto a medicamentos para atender la enfermedad. A propósito de ello, este 2 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio el aval para que la píldora molnupiravir pueda usarse como tratamiento.

Después de haber hecho ensayos con 4.796 individuos, expertos indicaron que este fármaco perteneciente al laboratorio Merck, de los Estados Unidos, se aplique especialmente en «pacientes con COVID-19 no grave, pero que corren el mayor riesgo de hospitalización».

Dicho riesgo podría predecirse de acuerdo con la existencia o no de enfermedades preexistentes o la no vacunación. Asimismo la fuente precisó que se evite su uso en jóvenes sanos, mujeres embarazadas y niños. El uso sugerido por la organización es de cuatro cápsulas dos veces al día, durante cinco jornadas continuas.

Lea también: 10 alimentos con bajo índice glucémico para una dieta baja en azúcar

Este es el primer fármaco que la OMS recomienda por vía oral para tratar a la enfermedad derivada del coronavirus. Reinado Unido, India, Estados Unidos, Colombia, Uruguay, Canadá, México, Panamá, están entre los países que aprobaron su uso.

COVID-19 en el mundo

Hasta la fecha, la COVID-19 ha infectado aproximadamente a 440 millones de personas en el mundo, de las cuales 5.97 millones han perdido la vida. Estados Unidos, Brasil, India, Francia, Rusia, Turquía, Alemania e Italia, son de las naciones más afectadas.

En este momento la incidencia del virus presenta un descenso importante, ya que la variante dominante es ómicron  y se caracteriza por generar síntomas más leves que delta o Mu. Aún así, esto no significa que sea menos peligrosa, ya que tiene mayor capacidad para prograparse de manera acelerada.

Este escenario ha hecho posible que se mitiguen las restricciones, que se elimine el uso del tapabocas en espacios abiertos, que haya menos barreras para los viajeros y que se reduzca la exigencia del carné o certificado de vacunación.

Sin embargo, en lo que respecta a 10 de los países del Caribe, la OMS sigue considerándolos como «especialmente vulnerables», ya que la cobertura de la vacunación no alcanza la meta del 40%.

Síguenos en Google Noticias