Papel de aluminio: el uso correcto en cocina y su efecto sobre los alimentos

El aluminio es un elemento metálico representado en la tabla periódica con el símbolo Al y es el tercer elemento más común en la corteza de nuestro planeta. Constituye cerca del 8% de la corteza terrestre y está presente en rocas y vegetación. Es un material muy apreciado en ingeniería de materiales gracias a su baja densidad y alta resistencia a la corrosión.

El aluminio se utiliza para múltiples propósitos y podemos dividirlos por sectores: transporte, electricidad y comunicación, construcción, envases.

A los envases pertenecen las latas, tapas de yogures, bandejas y papel de aluminio, entre otros. Las latas de aluminio, por ejemplo, son utilizadas tanto para alimento sólido como líquido gracias a su ligereza, capacidad de aislamiento, durabilidad, comodidad y, además, son totalmente reciclables.

Como ya se ha dicho, el aluminio es uno de los elementos más comunes en la naturaleza, por ello, también se utiliza para fabricar ollas y sartenes, aviones, techos de vivienda, explosivos y juegos artificiales.

Dentro de los productos de consumo se encuentran: antiácidos, astringentes, aspirina, aditivos para alimentos, desodorantes, pastas dentales o cosméticos.

Al interferir con diferentes procesos biológicos, puede producir efectos tóxicos en diferentes órganos y sistemas, dado que su eliminación se produce principalmente a través de los riñones, su toxicidad puede ser mayor en personas con función renal inmadura o disminuida, como niños menores de 3 años, ancianos, personas con problemas renales y mujeres embarazadas.

A continuación, te decimos las diferentes maneras de usar aluminio de manera segura:

El riesgo de liberación de partículas de aluminio de los productos que tienen contacto con los alimentos depende de varias cosas, como el método de uso, la composición de los alimentos, la temperatura y el método de almacenamiento. Según los expertos, el uso incorrecto de aluminio en la cocina puede dañar la salud con el tiempo. Para evitar inconvenientes de salud te recomendamos lo siguiente:

– Lee las instrucciones de uso, verifique que los recipientes, bandejas, y demás productos hechos en aluminio, sean adecuados para el contacto con los alimentos.

– No use envases y papel de aluminio para alimentos que sean bastante ácidos o altamente salados, como jugos de limón, vinagre, pescados o carnes en sal.

– Los alimentos pueden almacenarse en recipientes y papel de aluminio durante 24 horas solo a temperaturas de refrigeración o congelación.

– No reutilice los envases de un solo uso.

Recuerde que el papel de aluminio tiene dos lados diferentes, con funciones distintas. El lado opaco se encarga de absorber las temperaturas exteriores, mientras que el lado brillante, hace todo lo contrario, rechaza las temperaturas que llegan de afuera.