Pareja: diez razones por las que vale la pena ser fiel

Razones por las que vale la pena ser fiel: Traicionar a tu pareja implica una serie de complicaciones, desde la necesidad de mentir hasta el estrés de los celos. ¿Estamos seguros de que vale la pena?

El engaño es una falta que puede ser difícil de resistir. Y aún así, considerando todas las cosas, es un mal negocio. La lealtad a su compañero (y la lealtad de él hacía usted) es de hecho uno de los pilares sobre los que se construye la confianza, el ingrediente principal de las relaciones emocionales saludables. ¿Por qué cuestionarla con actuaciones ocasionales, más o menos frecuentes? Una relación estable es un punto de certeza y solidez que ayuda a vivir mejor y ser más feliz. Por eso, en conjunto, la fidelidad es una excelente inversión.

1 – La fidelidad es una cuestión de amor: Ser fiel a su pareja es experimentar un sentimiento más grande que cualquier posible tentación. Es una conciencia muy gratificante para ambos saber que son el uno para el otro.

2 – La confianza es un asunto serio: Nos ha costado tiempo y energía conquistarla y sería una pena perderla en un instante. También porque podría ser imposible volver atrás y recuperarla una segunda vez. Y la confianza es la base de toda la relación: no es prudente ponerla en peligro, especialmente por una pequeña historia.

3 – Los celos son un monstruo de ojos verdes: Los celos devoran literalmente tanto a los que los padecen como a los que son víctimas de ellos. Una vez más: ¿está seguro de que vale la pena desatar este monstruo, con sus efectos impredecibles?

4 – Si hay niños: Son las primeras víctimas cuando la relación entre mamá y papá se rompe. Si no quiere mantenerse en el camino por sí mismo o por su pareja, al menos hágalo por los niños.

5 – La lealtad es buena para la salud: La serenidad es una excelente aliada de la buena salud y la longevidad. El estrés, en cambio, además de causar fatiga e insatisfacción, puede desgastar nuestra salud y socavar nuestro bienestar psicofísico.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

6 – El premio es la serenidad: Las relaciones ocasionales te dan unas cuantas emociones y una pizca de adrenalina. Una relación estable a la que ser fiel es, en cambio, una garantía de estabilidad y serenidad: es también una inversión a largo plazo y se paga con intereses. En resumen, ser fiel dará sus frutos durante mucho tiempo.

7 – Un poco de imaginación es suficiente: Descubrir nuevos y excitantes aspectos de nuestro compañero es fácil: sólo hay que tener imaginación y ser cuidadoso. En resumen, no es necesario revolotear de flor en flor para no caer en la monotonía: la gente se transforma cada día, sólo necesita descubrir lo que hay de nuevo en ellos.

8 – Cuestión de conciencia: La traición al compañero implica una cierta cantidad de culpa. El que es fiel, sin embargo, está en paz con su propia conciencia. Esto también es una gran ayuda para la serenidad y la armonía. ¿Y qué hay de la constante ansiedad de ser descubierto?

9 – ¿Qué pasa si conoces a una persona peor que tu pareja? – Tal vez sea la intolerancia hacia nuestro compañero o sus defectos, reales o presentes, lo que nos hace buscar una compañía diferente. Pero ten cuidado: siempre puede caer de la sartén a las brasas. Y si nuestro «oficial» nos descubre, podemos encontrarnos en un mal comienzo. Una vez más, consideremos cuidadosamente si el juego vale la pena.

10 – Lo intentó una vez… puede que le guste. Especialmente si se sale con la suya. Lástima que a nadie le gusten los traidores no arrepentidos. Ni siquiera a la pareja ocasional.