LifeStyle

Pasó de recoger basura en las calles a ser una modelo cotizada: Esta es su historia

¿Alguna vez creíste en los cuentos de hadas? Sin duda alguna suenan como algo poco probable en la vida real, especialmente teniendo en cuenta los horribles tiempos que vivimos, pero hoy te mostraremos que a veces se puede soñar con algo así y creer un poco en ellos. En esta historia se avecinaba la navidad, por lo que seguro para mucho es un regalo causado por esta celebración. El punto es que sin duda alguna la historia que te vamos a contar es un milagro: Su nombre es Ana dos Santos Cruz y ahora es conocida como la llaman la Cenicienta brasileña, recogía la basura de los contenedores y ahora es una de las modelos más populares de su país.

Una historia triste y sorprendente.

La joven y bella muchacha desde su niñez siempre había vivido en condiciones extremadamente desafortunadas. Era desempleada, su exnovio se encontraba tras las rejas, tenía un hijo a su cargo y nada para alimentarlo o educarlo. Durante muchos años pudo sobrevivir junto a su hijo de 3 años rebuscando en los contenedores en la búsqueda de objetos que pudiera vender por un poco de dinero que sirviera al menos para alimentar al pequeño.

Después de pasar por una vida tan difícil, sin duda alguna no era algo sencillo que se sorprendiera ante las sorpresas de la vida. Pero esta chica, como si se tratara de un cuento de hadas, ha tenido la suerte de encontrarse con una recompensa única debido a todos los esfuerzos que ha realizado para sobrevivir. Resulta que mientras rebuscaba, como de costumbre, en uno de los contenedores de basura que se encuentran en la calle, se encontró un bloc de cheques en blanco. Ella, sin saber si se trataba de un bloc de papeles que tuviese algún valor o que habían sido tirados por el error o la distracción de alguien que pudiera necesitarlos, decidió conservarlos.

Así es como todo se convirtió en un sueño hecho realidad.

Estos cheques estaban destinados al Hospital Oncológico de Barretos, en el estado de São Paulo. El costo total de los papeles desechados era de 250 mil reias, el equivalente a 52 mil dólares, pero Ana pensaba que se trataba de cheques que ya habían sido cobrados o cancelados, ya que era lo más probable, pero pensó que lo mejor era llevárselos a su propietario. Una vez que pudo regresarlos, un ejecutivo del hospital le confesó que los cheques aún estaban vigentes y que habían desaparecido de su oficina unos días antes. El ejecutivo no entendía por qué la chica había decidido devolver los cheques con tanta humildad, así que decidió llamar a todos los periódicos de todo Brasil para contar lo sucedido.

Cuando se publicó la historia, muchos medios se acercaron a la hermosa chica, hasta que de repente apareció una agencia de modelos con la intensión de que ella fuese el testimonio publicitario de un centro comercial. Fue así como desde ese momento el camino hacia su éxito ya se había marcado, hizo una difusión de su libro por todo Brasil para el día de San Valentín y tuvo un gran éxito, pero Ana sigue manteniendo los pies en el suelo y dice: “con el dinero que gano me gustaría matricularme en una escuela de enfermería profesional y pensar en el futuro de mi hijo”.

Publicaciones relacionadas