Cocina, recetas y alimentos

Pasta: errores que nunca debes cometer en su preparación

Preparar la pasta puede parecer una tarea sencilla, pero hay algunos errores que se cometen a menudo y que deberían evitarse para asegurar la calidad del alimento.

¿Cuánta agua se necesita para cocer la pasta?

Sin duda alguna este es el primer error del que debemos hablar, ya que la cantidad de agua es fundamental para obtener un plato de pasta excepcional. En realidad, cocinar la pasta en muy poca agua o en demasiada es un error y es importante aprende a identificar cuánto es la cantidad adecuada, siendo de 1 litro por cada 100 gramos de pasta. Esta cantidad es ideal para la cocción de la pasta, pero si lo que se quiere hacer es pasta para risotto, entonces lo mejor será cocer en la sartén directamente con la salsa y unos vasos de agua para que se absorba poco a poco, igual que en el caso de un risotto.

¿En qué olla hervir la pasta?

Lo cierto es que esto puede llegar a ser un poco tedioso, pero cada formato de pasta necesita de un tipo de olla especial. Por ejemplo, para el caso de la pasta larga, como los espaguetis o la trenette, deben cocinarse usando una olla alta y estrecha, mientras que para la preparación de pasta corta o la pasta en caldo, es mejor utilizar una olla baja.

¿Cuándo agregar la pasta?

La pasta debe añadirse cuando el líquido esté hirviendo, es decir, a fuego medio-alto. También te recomendamos remover poco a poco y con frecuencia para evitar que la pasta se pegue.

Otro dato interesante es que no tiene sentido añadir aceite para evitar que el alimento se pegue, ya que esto es un desperdicio inútil que no afecta en nada a la cocción en agua o a la calidad del alimento. Tampoco hace falta que cubras todo con una tapa, ya que la pasta puede hervir sin problemas con la tapa quitada.

¿Cuándo agregar sal a la pasta?

La sal debe añadirse en el momento preciso, dicho de otra forma, solo cuando el agua esté en un estado neutro pasando a caliente, ni muy fría, ni hirviendo, mucho menos cuando la pasta ya se está cocinando, sino exactamente cuando el agua empieza a mostrar las primeras burbujas.

Otra dato fundamental a tener en cuenta: ¿Cuánta sal hay que utilizar para la pasta? La dosis exacta recomendada es de unos 7 gramos por cada 100 gramos del alimento.

¿Por qué es importante enjuagar la pasta después de la cocción?

Sea cual sea la receta que te encuentres preparando, la pasta nunca, bajo ninguna circunstancia debe enjuagarse colocándola debajo del agua. Este mal hábito hace que pierda casi todo su almidón, lo que afecta directamente al sabor obtenido por la cocción en agua salada.

Si lo que necesitas es pasta para preparar una ensalada fría, te recomendamos simplemente escurrirla al dente, aliñarla usando un poco de aceite para evitar que se vaya a pegar y dejarla enfriar en un recipiente grande durante un par de minutos, te aseguramos que notaras el cambio en su sabor.

Síguenos en Google Noticias