Patatas germinadas: ¿Son saludables?

Las patatas son uno de los alimentos más conocidos y variados en el mundo. Para muchos chefs se trata de la reina de la cocina, ya que es muy versátil y puede acompañar a un gran número de platillos perfectamente gracias al gran número de alternativas de preparación con las que cuenta.

Por otro lado, siempre ha existido una duda entre los consumidores y compradores de este alimento: ¿Hay que tener cuidado al comer patatas que han comenzado a germinar? ¿Pueden ser dañinas para la salud o presentar complicaciones después de comerla?.

Esta pregunta siempre ha causado dudas entre muchos consumidores habituales de este reconocido tubérculo, pero pocos pueden responder a la duda correctamente. Por eso, hoy te mostraremos toda la información disponible para que sepas que cosas debes tener en cuenta y que tan saludable puede ser comer patatas que ya han comenzado a germinar.

¿Cómo elegir las mejores patatas?

Antes de contarte si una patata germinada es comestible o no, es importante hacer una pequeña aclaración: Cuando se compran patatas, es importante hacer un análisis visual para poder notar si la patata ha brotado o no. Aquellas patatas con lesiones, manchas, brotes y cortes deben ser descartadas al elegir las que llevaremos. Una vez compradas, lo mejor es almacenarlas en un lugar donde la temperatura sea óptima para evitar que broten con el pasar de los días.

Se pueden comprar patatas en cajas o en bolsas con forma de redes. Para guardarlas adecuadamente y por mucho tiempo, lo mejor es ponerlas en una bolsa de papel en la que pueda circular el aire en un lugar oscuro y fresco. Lo más importante es mantener la temperatura óptima, la cual debe estar entre los 7 y los 12 °C.

Si la temperatura empieza a subir, puede que las patatas comiencen a brotar o a dañarse. Por eso es importante revisar constantemente las patatas una vez hayan sido almacenadas, ya que, si una patata llega a dañarse, puede terminar dañando a las otras.

El problema se intensifica cuando llega el verano con el aumento de la temperatura, entre más calor reciban, más rápido se van a deteriorar las patatas, por lo que es importante cambiar el almacenamiento a lugares más fríos como el refrigerador, incluso si no es el mejor lugar para cuidarlas, ya que la humedad y el frío las ablanda dificultando un poco la cocción, te recomendamos poner las patatas en el cajón más bajo del refrigerador, siempre y cuando la temperatura no sea inferior a 4 °C.

Las patatas pueden parecer verdes en un momento y comenzar a deteriorarse con mucha facilidad, especialmente cuando se almacenan en un sitio donde les llega la luz directamente, si la papa llega a dañarse un poco, basta con quitar la parte afectada usando un cuchillo y comer el resto con normalidad. Pero, si la patata se ha puesto suave y mohosa, además de tener un mal olor, deben ser retiradas rápidamente y no deben ser consumidas porque son contaminantes para el cuerpo humano.

Pero ¿Se puede comer la patata si ya ha germinado?

A veces pasa que durante el almacenamiento la patata comience a germinar, estos brotes suelen ser ricos en solanina, un alcaloide glucosídico que protege a la planta del ataque de hongos, microorganismos y parásitos. Si se consume esta sustancia de forma excesiva, podría ser realmente dañino para los humanos. Por lo tanto, las patatas germinadas solo pueden comerse si hay pocos brotes y si al tocarla no se siente áspera o suave.

Así que, en caso de encontrar algún brote, se puede retirar usando un cuchillo, pero, si al tocar la patata se siente muy esponjosa, es mejor deshacerse de ella y no consumirla. El envenenamiento por solanina es muy difícil de tratar, pero solo ocurre si no se ha prestado la atención adecuada al revisar las patatas, así que basta con tener la suficiente atención al cocinar para saber si hay algún problema.

La patata germinada solo es tóxica si se ingiere una cantidad bastante alta de solanina, por lo que el mejor consejo es no ser descuidados al cocinar.

Los síntomas de la intoxicación por solanina son:

  1. Diarrea
  2. Vómito.
  3. Dolor de estómago.
  4. Fiebre
  5. Náuseas.
  6. Dificultad para respirar.

¿Cómo prevenir la formación de solanina en las patatas?

  1. Almacene bien las patatas: como ya habíamos mencionado antes, la temperatura óptima debe estar entre los 7° y los 12° C. en un lugar alejado de la luz.
  2. Es importante no almacenar las patatas en bolsas de plástico que puedan favorecer el crecimiento de moho, ya que el clima en su interior crea un ambiente desfavorable para el tubérculo. Es mejor guardarlas en una bolsa de papel, lo más importante es que el aire pueda circular sin inconvenientes y ayude a mantener el estado de las patatas.
  3. Es importante no comprar patatas que tengan manchas, piel arrugada o golpes sospechosos.
  4. Te recomendamos secar las patatas antes de guardarlas para evitar que se descompongan por el exceso de humedad.

Si al cocinar y probar las patatas sientes que su sabor es amargo, deséchalas inmediatamente, ya que se trata de patatas muy germinadas