Cocina, recetas y alimentos

El peligro de comerse la parte «limpia» del pan con moho

El ser humano lleva comiendo pan desde hace miles de años. Se cree que el pan existe desde el antiguo Egipto, alrededor del año 300 a.C., donde el trigo se molía con piedras. Es la base de muchas comidas y algunos días puede formar parte de todas las comidas que hacemos.

Una de las cosas más molestas es pensar que te estás comiendo un buen bocadillo y luego descubrir que el pan ha empezado a enmohecerse. Algunas personas cortan la parte mohosa pensando que el resto del pan sigue estando bien. Pero después de leer esto, nunca más lo volverán hacer.

No hay una parte «limpia» del pan con moho

Esas pequeñas manchas verdes que se crean en la superficie de los alimentos no son solo eso, ya que por dentro van creciendo e hilando raíces conocidas como hifas y, una vez que se forman en un lugar, pueden infectar todo el alimento. Además, no son muy visibles y no suelen estar a plena vista, pero si ocupan un gran espacio en el alimento.

Las esporas del moho también pueden esparcirse a otros pedazos del pan. Si hay más de una rebanada o barra de pan sellada en una bolsa, la posibilidad de que todo el alimento se encuentre infestado es muy alta, por lo que es recomendable tirar el producto en vez de intentar quitar solo la parte visible. La mayoría de ellas son especialmente peligrosas y pueden dar lugar a infecciones mortales si no se tratan adecuadamente.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), explica que el problema del moho en estos productos no es la sustancia verdosa en sí, sino las esporas que posee, sobre todo la micotoxina, que son compuestos químicos venenosos que se producen de forma natural en el metabolismo de algunos hongos y que se expanden en los alimentos debido a ciertos factores. De hecho, la mayoría de las esporas son peligrosas y pueden generar graves consecuencias para la salud de las personas.

“La presencia de micotoxinas en el pan puede afectar la salud humana, e incluso la animal, ya que pueden provocar varias afecciones como el cáncer y la mutagenicidad, así como problemas en el metabolismo de los estrógenos, problemas gastrointestinales o en el riñón”.

Uno de los mohos más peligrosos es el rhizopus stolonifer, comúnmente conocido como “moho negro del pan”. Como no existe una manera de saber qué tipo de moho ha infestado tu pan, se recomienda tirarlo a la basura igualmente. Tal vez te puedas sentir mal después de comerlo, pero ¿Estás dispuesto a arriesgar tu salud por un poco de pan? ¿Vale la pena enfermar por eso? Creemos que no, así que es mejor prevenir.

Síguenos en Google Noticias