Perdió 47 kilos para vengarse de su marido infiel y su amante

La protagonista de esta historia sufrió una dolorosa traición por parte de su marido y para darle una lección, decidió dejarlo y convertirse en una mujer irresistible. Hoy te mostramos lo hermosa que quedó.

Todo empezó en el momento que Betsy Ayala de 34 años, sufrió una dolorosa traición por parte de su marido, y para darle una lección decidió abandonarlo y convertirse en una mujer mucho más atractiva.

Betsy Ayala, originaria de Houston, Texas, había sufrido de sobrepeso desde sus 13 años, para calmar su ansiedad, siempre comía muchas veces al día lo que afectaba su metabolismo. La falta de actividad física y sus malos hábitos de alimentación hacían que aumentara los kilos progresivamente. Al iniciar la universidad pesaba 95 kilos, pero su situación se puso más crítica luego de su embarazo, en ese momento llegó a pesar 120 kilos. Además, su estado emocional se vio muy afectado, debido a una depresión post-parto que sufrió.

A los 6 meses de tener a su bebé y mientras luchaba con su depresión y obesidad, Betsy descubrió que su marido tenía otra relación. Cierto día ella revisó el celular de su marido y encontró algunas conversaciones con su amante donde la llamaban “vaca gorda”. “Mi mundo entero se desvaneció. Él siempre me decía que me veía bien y trataba de hacerme comer comidas rápidas todo el tiempo”, aseguró Betsy.

Sin embargo, aunque dichos mensajes la afectaron muchísimo, la motivaron a cambiar para demostrarle a su marido que dentro de ella se ocultaba una mujer bellísima.

Luego de terminar la relación con su marido, Betsy comenzó una dieta equilibrada basada en batidos. También empezó a asistir al gimnasio acompañada de su hermana en donde iniciaron clases de Zumba, levantaron pesas y otros ejercicios físicos que le permitieron tonificar sus músculos y moldear su cuerpo.

“He orado mucho todos los días por mi vida y ahora estoy muy agradecida de todo lo que tengo. Cambié completamente mis hábitos, porque quería estar orgullosa de mí misma y ser un ejemplo para mi hija Isabella”, cuenta Betsy. Al inicio todo fue muy duro, pero ya se han visto los resultados de su esfuerzo y dedicación, ha perdido 47 kilos y ahora la sana alimentación y el entrenamiento hacen parte de su nueva vida.

A sus 34 años, Betsy luce espectacular y cuando camina por las calles, se gana las miradas de muchos hombres.

Su increíble transformación la ha querido documentar con varias fotos en su cuenta de Instagram, donde se ha convertido en un gran ejemplo de superación para todas las personas que la siguen. Precisamente en esta red social, Betsy cuenta con casi 84.000 seguidores.

Aunque ella ya no está con el padre de su hija, mantienen una relación amable luego de haberlo perdonado. “Soy una persona completamente diferente, tanto por fuera como por dentro. Soy más segura, feliz y positiva que antes. Sé que soy capaz de muchas cosas y estoy muy contenta de ser un ejemplo para muchos”, dijo Betsy.