Perro celoso: ¿por qué ocurre y cómo actuar?

A diferencia de lo que muchos creen y piensan, los celos no se presentan únicamente en los humanos, ya que es una emoción que se presenta con mucha frecuencia también en los perros, e incluso puede llegar a ser más marcada que la de los humanos, y aunque no lo parezca, las causas que pueden liberar los celos de tu perro son muchas y muy variadas, pero su forma de mostrar este estado de ánimo son bastante claras y no dan espacio a la duda, por lo que es muy difícil no darse cuenta. Aunque muchas veces los cuidadores lo tomamos con gracia, es importante tener cuidado, ya que los celos de los perros no son un capricho y están asociados a una necesidad innata de preservar los roles y cuidar una relación que es muy importante para ellos.

¿Qué tipo de situaciones pueden causar celos en los perros?

Una situación muy común es cuando un nuevo miembro de la familia llega a casa y de un momento a otro recibe mucha más atención, haciendo que el perro se sienta algo olvidado y empiece a tener comportamientos que demuestran que se encuentra celoso. Esto puede suceder en casos donde llega un nuevo cachorro, ya sea perro o gato o un bebé a la familia, el sentir que ha pasado a un segundo lugar puede causar en el perro estrés y nerviosismo, los cuales terminarán en un ataque de celos hacia sus cuidadores. Aun así, en muchos casos los perros pueden mostrar este sentimiento cuando entran en contacto con lo que él considera un rival potencial, ya sea el perro de algún conocido, un amigo que viene de visita e incluso un simple objeto que sea usado con mucha frecuencia por su cuidador. En conclusión, los celos pueden manifestarse hacia cualquier cosa que él perciba que tiene más atención que él.

¿Qué actitudes de los perros son indicadores de sus celos?

Cuando un perro se siente amenazado y quiere alejar a un rival de ti, es común que ponga en marcha algunos comportamientos enfocados en llamar tu atención. ¿Cuáles son las actitudes que toman los perros y que nos hacen entender que están celosos? Las circunstancias más claras que justifican esta reacción por parte de tu mascota es la presencia de un rival y se puede notar gracias a su comportamiento agitado, movimientos nerviosos en su cola, también tiende a frotarse contra nuestras piernas o nos empuja, muchas veces se interpone entre nosotros y el rival, ladra, gruñe e incluso puede dar señales de querer atacarlo. En algunos casos y sobre todo si el perro vive con el rival, puede desarrollar apatía, inapetencia, desgano y depresión.

¿Cómo se puede tratar los celos caninos sin empeorar la situación?

Es importante revisar la dinámica doméstica y los cambios que han ido presentándose desde que el perro se está completando celoso.

Una vez que se detectaron los síntomas del malestar, lo mejor que se puede hacer para ayudar a tu perro es hacer lo posible para encontrar de nuevo la serenidad y una dinámica doméstica que permita volver a tener la atención que tenía antes de que se produjera el cambio y que comprenda que es parte importante de la familia.

Es cierto que la llegada de un bebé o de un nuevo cachorro requieren mucha atención, pero estamos seguros de que es posible dividir el tiempo y los momentos para brindar atención a ambos con el fin de cuidarlos y consentirlos a todos por igual, evitando que nuestro perro se sienta despojado de lo que antes era solo suyo.

Dedica tiempo a juegos y paseos

También es muy importante mantener la rutina de juegos y atención que siempre se ha tenido con la mascota, especialmente con respecto al tiempo de juego y los paseos, intentando en lo posible que la interacción física y verbal con él sea mucho más especial.

Socialización en la crianza

Es muy importante incluirlo en las actividades que involucran a su rival para que no se sienta excluido y poco a poco vaya comprendiendo que no se trata de un rival, sino de un nuevo amigo para jugar y compartir. Un buen consejo es educar a tu perro desde que es un cachorro para que socialice con otros perros y personas, enseñándole a compartir sus juguetes y momentos, esto hará que los ataques de celos sean mucho menores y que no tenga actitudes que puedan ser nocivas para su salud.

Por último, ten siempre en cuenta que acudir a un veterinario por ayuda siempre es una buena opción, éste podrá darte nuevas alternativas y consejos para manejar a un perro celoso sin fracasar en el intento.