Piel irritada después de la depilación, ¿cómo tratarla?

A muchas mujeres y hombres la depilación les suele dejar la piel irritada por horas e incluso días, por lo que es importante preparar y cuidar la piel para que no sufra esos efectos incómodos y hasta dolorosos.

Incluso las pieles más fuerte y resistentes tienen malos efectos por la depilación. Sea cualquiera de los métodos que utilices para eliminar el vello de tu cuerpo, muchas veces tu piel se enrojece y aparecen pequeños granitos por toda la zona de la piel depilada.

En la actualidad hay una gran variedad de métodos de depilación que, en unos pocos minutos, ayudan a remover el vello no deseado de nuestro cuerpo.

Estos son los métodos de depilación más conocidos:

Máquinas para afeitar: quienes utilizan este método, deben usar máquinas de hojas múltiples que estén bien afiladas. De lo contrario, corren el riesgo de hacer más presión al intentar remover el vello y así generar los tradicionales puntos rojos.

Cera: este es otro método tradicional muy usado, si te agrada, debes asegurarte de conocer sus componentes antes de empezar a usarlo, para estar seguro de que no te cause una reacción alérgica.

Láser: este método es ideal para una depilación que dure por mucho más tiempo. Este sistema retrasa el crecimiento del vello atacando el folículo con una fuente de luz. La cantidad de sesiones necesarias para ver resultados puede ser entre tres y ocho, según la zona del cuerpo.

Depiladora eléctrica: esta es una alternativa ideal para quienes quieren métodos que remueven el vello desde raíz, pero no con tirones como los produce la cera. Las máquinas depiladoras eléctricas son útiles no solo para facilitar la depilación, sino también para cuidar tu piel y disminuir las molestias.

Recomendaciones para antes y después de la depilación:

Exfoliar suavemente antes de quitar el vello ayuda a eliminar las células muertas de tu piel, permitiendo una mejor depilación y un trabajo más limpio, fácil y suave.

Abrir los poros. Aplica un poco de calor para depilarte con una ducha o un baño con agua caliente. El calor va a suavizar y a abrir los poros de tu piel, permitiendo que el vello salga con más facilidad.

Hidratar tu piel. Siempre ten a la mano una buena crema hidratante para aplicar en tu cuerpo después de la depilación. Pero debes tener presente que no todas las cremas hidratantes te pueden servir, ya que todas las personas tenemos tipos de piel diferentes.

Eliminar el vello en cualquier zona de tu cuerpo no tiene por qué significar sufrimientos o molestias en tu piel. Si tomas algunas medidas básicas antes y después de la depilación, puedes conseguir resultados perfectos, y a la vez, mantener la piel en excelente estado y con buen aspecto.