LifeStyle

Pierde la memoria en un accidente y su novio se queda a su lado para ayudarla a recuperar los recuerdos perdidos

Es bien sabido que con mucho amor y dedicación se pueden superar obstáculos que son invencibles. Cuando se tiene la suficiente paciencia y se cree lo suficiente siempre habrá un final feliz. Esto fue lo que le sucedió a Rebeca, una joven feliz y soñadora cuya vida le cambió por completo un día de septiembre del año 2016.

Esta es su historia

Rebeca es una joven que acababa de terminar sus estudios, tenía un trabajo estable y se encontraba comprometida con James Anderson. Ellos se aman con locura y, por supuesto, planean casarse.

Lastimosamente, una tarde de septiembre, después de llevar a su novio James al gimnasio, Rebeca sufrió un grave accidente automovilístico. Inmediatamente la llevan de urgencia al hospital donde permanece en estado de coma durante más de 3 meses. Por fortuna, su cuerpo no tuvo ningún tipo de consecuencias físicas, pero lamentablemente sí sufrió un severo traumatismo craneal.

Tristemente, Rebeca al despertar ya no recuerda episodios completos de su vida, incluida su historia de amor con James. La pareja estaba comprometida desde hace 4 años y ya habían comprado una casa juntos. Durante un viaje que hicieron juntos a Londres, James le había pedido matrimonio, eligiendo al mágico lugar Hyde Park para hacer la propuesta.

A Rebeca le ha tocado trabajar duro para poder adaptarse a su nueva vida

La joven no recuerda prácticamente nada de su accidente, ni siquiera de su tiempo en el hospital. Tan solo recuerda tener una imagen vaga como si estuviera evitando atropellar un gato antes del espantoso accidente. Pero quizás solo sea una imagen que se ha creado a sí misma para darle sentido a ese terrible episodio vivido.

La buena noticia es que Rebeca ha vuelto a abrir los ojos en Nochebuena, un gran regalo para su familia y su amor James, quienes no deseaban otra cosa.

Sin embargo, fue como empezar de nuevo. Empezaron largas sesiones de rehabilitación para que ella recuperara el movimiento del lado izquierdo del cuerpo, ya que ha perdido gran parte de su movilidad, pero no su sentido del humor y la alegría de vivir.

Gracias a su infinito amor, durante todo el tiempo que estuvo en coma, su rehabilitación e incluso después, James siempre ha estado a su lado. Él dice que fueron muy duros esos meses en los que no se sabía si ella sobreviviría. Constantemente, trataba de ayudarla tocando sus canciones favoritas o algunas de las canciones de las películas de Disney.

En estos momentos Rebeca se encuentra trabajando muy duro para poder adaptarse bien a su nueva vida. Su gran amor por James está más fuerte que nunca y, a pesar de las duras dificultades que les ha tocado vivir, siguen planeando un futuro juntos.

Publicaciones relacionadas