Por el coronavirus, las personas usan condones para protegerse los dedos

La gente de todo el mundo está haciendo todo lo posible para limitar el riesgo de ser infectado por el Coronavirus, por ejemplo, usando máscaras y utilizando litros y litros de desinfectante.

Sin embargo, en Australia y Singapur, los supermercados y farmacias se han visto afectados por el coronavirus, pero de una forma nunca antes vista: los condones están agotados.

El coronavirus y las consecuencias de la escases de protectores

Contrariamente a lo que se podría pensar, el anticonceptivo por excelencia se está escaseando muy rápido, y no en previsión de una cuarentena que se pasará debajo de las sábanas, sino que se utilizará como protección de los dedos, para protegerse del virus. Este extraño método de prevención se ha difundido por las redes sociales y cada vez más personas lo están adoptando, también porque en algunas ciudades es casi imposible encontrar guantes desechables.

En las redes sociales, el mensaje que se da a la gente a comprar condones para ponérselos en los dedos se ha convertido en una especie de cadena imposible de detener. En una de las imágenes compartidas se ve que en el carrito de compras de un hombre, se pueden contar hasta 16 cajas de condones. Una vez que se agotaron los guantes de látex, muchos han usado su ingenio, transformando los condones en ‘protectores’ para los dedos, para no tener que tocar superficies posiblemente infectadas por el virus, sobre todo los botones del elevador.

También han empezado a aparecer en Twitter fotos de personas que usan condones en sus dedos en lugares públicos. Esto demuestra que mucha gente se ha tomado esto en serio.

«Ahora es imposible incluso encontrar condones en Singapur. Hay gente que los usa como si fueran guantes porque un estúpido post en Internet dice que pueden ser usados para prevenir la infección», escribió un usuario en Twitter.

En varios países de Europa, incluido España, los geles y otros desinfectantes se han vuelto casi inalcanzables, tanto es así que las farmacias están empezando a producir grandes cantidades de ellos, en una versión menos comercial pero igualmente eficaz. En Internet, muchos especuladores intentan vender geles y máscaras desinfectantes a precios absurdos. El consejo en estos casos, por supuesto, es hacer caso omiso. En algunas farmacias, también se distribuyen gratuitamente.

 

También puedes leer: Coronavirus, alerta por los billetes. Oms: «Medio riesgo de infección»