Salud

¿Por qué algunos fumadores no desarrollan cáncer de pulmón?

Varias investigaciones recientes han tratado de arrojar información sobre cómo influye el consumo de tabaco y cómo puede este causar mutaciones celulares, las cuales a su vez provocan cáncer de pulmón.

Es bien sabido por todos que el consumo frecuente de tabaco está ampliamente relacionado con un aumento en la probabilidad de desarrollar todo tipo de enfermedades, especialmente el cáncer de pulmón. Esto debido a que, durante décadas, los investigadores han sospechado que los carcinógenos químicos del humo dañan en poco tiempo el ADN y provocan mutaciones cancerígenas.

Sin embargo, las limitaciones en los métodos de estudio eran limitados, motivo por el que hasta ahora esta teoría no pudiera comprobarse de forma concluyente, ya que no había forma de medir con precisión las mutaciones en las células normales.

En este sentido, las pruebas descubrieron que los fumadores frecuentes tenían un número significativamente mayor de mutaciones en sus células pulmonares en comparación con las personas que no consumían cigarrillos. Sin embargo, hay informes de grandes fumadores que no tenían más mutaciones que los menos fumadores.

Recientemente, los investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein pusieron en marcha nuevos métodos para evaluar las mutaciones genéticas entre las células pulmonares de los grandes fumadores y los no fumadores.

¿En qué consistió el estudio?

Para el desarrollo de este estudio, los investigadores tomaron muestras de células pulmonares y de las vías respiratorias de 33 individuos, entre ellos:

12 adultos sin antecedentes de tabaquismo de entre 18 y 86 años.

2 adolescentes sin antecedentes de tabaquismo.

19 fumadores, de los cuales 7 son exfumadores y 12 fumadores actuales de entre 44 y 81 años.

Los participantes con el hábito de fumar declararon haber consumido entre 5, 6 y 116 paquetes de cigarrillos al año, lo que permitió a los investigadores determinar que 14 de los 19 fumadores fueron diagnosticados con cáncer de pulmón, junto con un no fumador.

Para analizar las células de los voluntarios, los expertos utilizaron la amplificación por desplazamiento múltiple de una sola célula (SCMDA), la cual fue desarrollada en 2017 para reducir los errores de secuenciación e identificar mejor la composición de las mutaciones.

Finalmente, los resultados demostraron que los cambios en las células pulmonares humanas se acumulan con el paso de la edad, y que los fumadores tienen más mutaciones que los no fumadores. Sin embargo, no se observaron un número estadísticamente significativo de mutaciones en los genes del cáncer. Esto no es un resultado inesperado, ya que las mutaciones se producen al azar. Otro dato interesante es que la frecuencia de las mutaciones disminuye después de 23 paquetes de cigarrillos, lo cual significa que los grandes fumadores no tienen necesariamente más mutaciones que aquellos fumadores moderados.

Para explicar por qué se estabiliza la frecuencia de las mutaciones, los investigadores afirmaron que, en primer lugar, algunos fumadores pueden contar con mejores sistemas de desintoxicación, los cuales se encargan de los compuestos mutagénicos del humo del tabaco antes de que puedan infligir daños en el ADN. En segundo lugar, algunas personas pueden tener sistemas superiores de reparación en su ADN que se encargan de los daños y los reparan en poco tiempo.

De este modo, los investigadores afirman que su estudio permite demostrar que el tabaquismo aumenta el riesgo de cáncer de pulmón al incrementar la frecuencia de las mutaciones genéticas. Por último, añaden que sus descubrimientos podrían explicar por qué solo el 10-20% de los fumadores desarrollan cáncer de pulmón, y como la reparación del ADN funciona para eliminar los efectos del humo del tabaco.

Síguenos en Google Noticias