LifeStyle

¿Por qué beber agua y miel antes de acostarse?

Beber un vaso de agua tibia y miel antes de dormir puede aportar considerables beneficios a nuestro cuerpo y nuestra salud. Es, de hecho, uno de los remedios naturales más antiguos que tiene propiedades notables.

¿Por qué beber agua y miel antes de dormir?

Un vaso de agua tibia mezclado con una cucharadita de miel puede ayudarnos a sentirnos mejor tanto a corto como a largo plazo. Lo importante es ser constante con este hábito y repetirlo cada noche. Veamos entonces cuáles son los aspectos positivos.

Acción desintoxicante

Beber agua tibia y limón antes de ir a dormir ayuda a purificar y desintoxicar el cuerpo, optimizando la función del hígado. También se puede añadir a la bebida el zumo de medio limón, para obtener también efectos positivos en las vías urinarias.

Efecto adelgazante

Beber agua y miel antes de ir a dormir puede ayudarte a perder peso. La miel, de hecho, es un edulcorante natural, perfecto para sustituir el azúcar o para satisfacer ese antojo de dulce que puede surgir después de la cena antes de irse a la cama.

Además, beber agua y miel ayuda a acelerar el metabolismo, favoreciendo así la pérdida de peso. No sólo eso, la bebida puede mejorar muchas de las funciones básicas que nos ayudan a perder peso, ya que depura el organismo y tiene un alto poder saciante.

Reduce las alergias

La bebida de agua caliente y miel tiene el poder de aliviar los síntomas típicos de las alergias, como la tos, la sequedad de garganta, el asma y la irritación.

Al mismo tiempo, tiene un efecto protector, haciendo que estemos menos expuestos a los componentes responsables de las reacciones en nuestro cuerpo.

Mejora la digestión

Beber agua y miel antes de ir a dormir también tiene efectos positivos en el proceso digestivo. La bebida, de hecho, ayuda a purificar el intestino de las toxinas y todas las sustancias de desecho.

No sólo eso, el agua y la miel juntas ayudan a digerir mejor los alimentos y a absorber todos los nutrientes que éstos nos aportan.

Por último, no olvidemos que la miel es un antibiótico natural que ayuda a combatir las bacterias que causan las infecciones estomacales.

Mejora el sistema inmunológico

Si tomas el remedio natural a base de agua y miel todos los días, puedes obtener importantes beneficios sobre el sistema inmunológico.

Esta última, de hecho, se verá reforzada poco a poco, gracias al aporte de vitaminas, minerales y aminoácidos capaces de aumentar nuestras defensas contra los agentes patógenos presentes en el entorno.

También puedes leer: 3 alimentos naturales que combaten eficazmente las infecciones

Publicaciones relacionadas