LifeStyle

¿Por qué bostezar es tan contagioso?

Desde el aspecto físico, bostezar es abrir involuntariamente la boca provocando una inhalación profunda y alargada de aire, para luego expulsar rápidamente todo ese aire introducido. Este gesto trae consigo una pequeña aceleración de los latidos del corazón. Según algunas hipótesis, el bostezo puede estar relacionado con la presencia de un nivel elevado de monóxido de carbono en la sangre.

Orígenes del bostezo

Al parecer, los orígenes del bostezo se remontan a tiempos antiguos. Se conoce que en la era primitiva se utilizaba como señal para comunicar información importante dentro de la manada.

Por lo tanto, si al líder de la manada le daba sueño mientras se encontraban cazando, bostezaba para comunicar al resto del grupo que necesitaban detenerse para descansar. De ahí que, quien estaba a su lado también bostezaba y así sucesivamente.

En consecuencia, el bostezo se utilizó como una manera de comunicarse cuando el lenguaje aún no existía.

Pero ¿por qué bostezar es contagioso?

Aunque existan varias teorías al respecto, la ciencia no tiene una respuesta concreta sobre el contagio del bostezo.

Algunas hipótesis indican que se debe a la activación de las neuronas espejo, las cuales se estimulan al momento de notar que otra persona realiza esa misma acción cerca a nosotros.

Por otra parte, un estudio realizado en Italia asegura que el contagio de los bostezos se presenta debido al vínculo empático entre las personas. Al parecer, esta conexión se da con frecuencia entre parientes cercanos y amigos, pero disminuye en compañía de extraños. Esta es una teoría que también ha sido afirmada por un estudio sueco, el cual ha sido demostrado en chimpancés.

Asimismo, los bostezos también se pueden presentar en caso de cansancio, estrés o relajación excesiva. Por ejemplo, al estar en una habitación oscura podría originar una verdadera cadena de bostezos, dado que, al reducir la luz esto favorece la liberación de melatonina y, por consiguiente, aumenta la relajación.

Por último, el mecanismo de imitación del bostezo se activa debido a que es un reflejo automático, que además puede contagiarse del hombre a los animales.

Publicaciones relacionadas