LifeStyle

¿Por qué deberías mantener tu móvil con la pantalla hacia abajo?

Lo cierto es que todo depende de las circunstancias en las que nos encontremos, ya que cuando estamos rodeados de personas poco conocidas o algo aburridas, se vuelve casi natural empezar a jugar en el smartphone o entrar a las redes sociales para distraerse. Sin embargo, cuando se está en una reunión de trabajo importante o se está ocupado con la familia y los amigos, se tiende a sostener el dispositivo boca abajo para evitar que las notificaciones se conviertan en una molestia.

Durante mucho tiempo se han desarrollado varias soluciones de software para desactivar algunas de las funciones del teléfono móvil cuando está con la pantalla hacia abajo. Pero ¿Cuál es la principal ventaja? Lo cierto es que de este modo se ahorra mucha carga, ya que como bien debes saber, las notificaciones, los mensajes y las llamadas telefónicas representan un gran porcentaje del consumo de la batería de tu teléfono. Pero, al colocarlo pantalla hacia abajo, todas estas características se desactivan y son menos perceptibles a nuestros ojos, además de que, cuando recibas notificaciones o llamadas, la pantalla del móvil permanecerá apagada.

Sin embargo, no todo se trata de ventajas. Cuando la pantalla se coloca sobre la mesa, entra en contacto con bacterias mucho más rápido. Por lo tanto, si tienes la costumbre de dejarlo así, lo mejor será que lo limpies al levantarlo para evitar riesgos en tu salud. Ten en cuenta de que en cuanto lo lleves a tu mejilla y oreja, estarás transfiriendo todas las bacterias y suciedad directamente a tu cara, aumentando el riesgo de padecer ciertas afecciones en la piel.

Ahora, veamos otros errores comunes que se cometen a diario al utilizar el teléfono móvil:

Evita que tu smartphone pase por constantes cambios de temperatura.

Este es un error que todos hemos cometido al menos una vez, y, de hecho, es perjudicial para la funcionalidad de nuestro dispositivo. Siempre ten en cuenta que el mayor enemigo de un teléfono móvil es la temperatura, sin importar que se trate de demasiado frío o demasiado calor.

De hecho, cuando exponemos el teléfono a fuentes de calor, la batería se calienta en exceso y la carcasa comienza a quemar mucho más de lo habitual. Esta exposición a los cambios de temperatura puede dañar gravemente o acortar la vida útil del dispositivo, y, en el peor de los casos, el calor puede hacer que la batería explote.

Otro consejo es evitar cargar la batería justo después de estar jugando o de usar una aplicación de gran consumo de recursos que haya hecho hervir al dispositivo. Si decides conectarlo así, la carga no será efectiva y los componentes químicos del móvil no reaccionarán de la mejor manera.

Por último, ten cuidado con lo que descargas y respalda constantemente tus archivos.

Ten especial cuidado con lo que descargas y con los archivos sospechosos que recibas en tu móvil, ya que esta es la forma más común de cargar nuestro teléfono con virus y elementos peligrosos que afectan su funcionamiento. Recuerda que cualquier archivo que no provenga de un sitio legal activará las alarmas del antivirus. Por lo tanto, es mejor evitar estar en riesgo.