LifeStyle

¿Por qué despertamos justo antes de que suene la alarma? Conoce la respuesta de los expertos

El ritmo circadiano, comúnmente denominado reloj interno o biológico, hace que el cuerpo sea una máquina perfectamente sincronizada

Dormir es uno de los hábitos más importantes de los seres vivos. Nos sirve en gran medida para mantener una buena salud y una gran función en los ritmos circadianos, que es en otras palabras, nuestro reloj interior. Esto sucede cuando nuestro organismo coincide con nuestros hábitos y necesidades del día a día, llamado también ritmo biológico.

Aunque sea mucho el inconformismo o el desagrado por despertarse antes de que suene la alarma, es algo muy normal en las personas.

Este reloj interno que tenemos las personas es guiado por el ritmo cardíaco que maneja nuestro ciclo de sueño-vigilia controlando la temperatura corporal, la presión arterial y el tiempo, indicando que tanto sueño tenemos o no. Este ciclo también está apoyado por factores internos. Es por esta razón, que existen personas que se despiertan un par de horas antes de lo que deberían o quisieran, haciéndolo de forma involuntaria.

Cuando llega la noche y oscurece, nuestros ojos mandan una señal al hipotálamo, que es la parte del cerebro que establece nuestros niveles de energía y nos permite conservar los ritmos circadianos de nuestro organismo. Es así como el cerebro responde emitiendo una señal al cuerpo para que libere melatonina, que es la hormona que nos hace sentir agotados.

Si tenemos un hábito constante de sueño-vigilia, que nos hace despertar todos los días a la misma hora, el cuerpo empieza a aumentar sus niveles de proteína PER, incluyendo la temperatura corporal y la presión arterial, liberando hormonas como el cortisol que ayudan a controlar el estrés más o menos una hora antes de despertar. Por esta razón, el despertar es algo que no nos ofrece mucha ayuda, debido a que nuestro organismo no necesita que algo o alguien le ayude a despertar, sino que desea seguir su propio ritmo.

Por supuesto, no todos los organismos son iguales, si eres una persona nocturna, el ritmo circadiano será distinto al de las personas que duermen de día. Evidentemente nuestro reloj biológico trabaja mejor cuando se tienen unos hábitos. Por ejemplo, si se duerme a la misma hora todas las noches, se acostumbra a las horas exactas de sueño que tienes, incluso conociendo en qué momento despertar en la mañana.

Entonces lo que sucede es que, el ciclo del sueño se encuentra en parte regulado por la proteína PER, los cuales tiene niveles que suben y bajan a diario. A medida que los niveles de proteína PER se reducen en la noche, también disminuye la frecuencia cardíaca, la presión arterial y por supuesto se da una confusión en los pensamientos.

Por todo esto, se puede decir que los organismos están tan bien preparados que saben justamente cuando despertar, incluso antes que suene la alarma. Debes tener algo muy en cuenta, y es que, cuando pospones o aplazas la alarma y sigues durmiendo, dañas todo el trabajo que ha realizado tu cuerpo, debido a que las hormonas que te ayudan a dormir se enredan con las que ayudan a despertarte, haciéndote sentir muy mal.

Dormir por muchísimo tiempo puede ser placentero, pero hacerlo con frecuencia, puede desorientar nuestro reloj biológico.

Publicaciones relacionadas