¿Por qué después de los 40 es más difícil perder peso?

Poco a poco, el cuerpo experimenta cambios. ¿Qué hacer?

No es algo repentino, sino que ocurre gradualmente, y un día notas que la forma de tu cuerpo ha cambiado y que hay unos cuantos kilos de más. ¿A qué se debe esto? Se debe a las fluctuaciones hormonales que se producen al acercarse la menopausia.

Estos cambios hormonales provocan una cascada de cambios, desde la disminución de la densidad ósea y la masa muscular magra hasta la reducción del deseo sexual y los cambios de humor.

Tu metabolismo se ralentiza y empiezas a acumular más grasa, especialmente alrededor de la cintura. A veces, el sueño tarda en llegar y experimentas sofocos y sudores nocturnos.

Parece un boletín de guerra, pero hay una solución.

Para mantener el metabolismo activo, hay que ejercitarse, no necesariamente con ejercicios pesados, incluso algo de pequeño impacto, como el baile cardiovascular o el levantamiento de pesas, sin excederse.

El entrenamiento de resistencia no sólo reconstruye la masa muscular magra, que también ayuda a quemar grasa y a aumentar el metabolismo, sino que ayuda a mantener los huesos y el cuerpo fuertes y sanos.

En cuanto a la nutrición, la dieta mediterránea es la más adecuada. Debes intentar consumir más fibra y sobre todo beber mucha agua, incluso fuera de las comidas.

¿Y para dormir tranquilamente por la noche? Puedes establecer una rutina relajante antes de acostarte, en particular reduciendo el uso de aparatos electrónicos antes de ir a dormir.

Si los sofocos y los sudores nocturnos te mantienen despierta por la noche, date una ducha fresca antes de acostarte y ponte un pijama transpirable. Evite también la cafeína y el alcohol, especialmente el vino tinto, que son conocidos desencadenantes de los sofocos.

Si ya estás haciendo todo lo anterior, pero tu cuerpo no responde, puedes intentar variar tu rutina de ejercicios para despertar nuevos músculos o seguir una nueva dieta.

A veces, enfrentarse al cambio no significa duplicar la misma rutina, sino encontrar una nueva que funcione.

También puedes leer: Surimi: 5 buenas razones para no comerlo