¿Por qué el olor de los pies es como el del queso?

¿Por qué el olor de los pies es como el del queso? A menudo pensamos que el olor de los pies, o más bien el hedor, es similar al del queso. Pero, ¿hay una conexión o simplemente una impresión?

Cuando se piensa en el «hedor» que emana de los pies, el primer pensamiento que viene a la mente es el olor del queso. ¿Pero es sólo una sensación común o es verdad?

Las bacterias

En primer lugar, sabemos que los pies -así como las axilas- son un «pequeño paraíso» para las bacterias gracias al hecho de que son cálidos y húmedos porque están «encerrados» dentro de los calcetines y los zapatos. Además, los pies representan una «despensa» de bacterias que se alimentan de piel muerta, sudor y sebo. Por eso se desarrolla el olor, cuando las bacterias degradan «eso», liberando ácidos orgánicos y compuestos ricos en azufre y nitrógeno.

¿Y el queso? No todos los pies son el hogar de la misma bacteria. Sin embargo, algunos están presentes en la mayoría de los casos, como los de la familia Brevibacterium.

Estas bacterias producen compuestos olorosos como el ácido isovalérico y participan en la producción de algunos quesos. No es de extrañar, entonces, que nuestra nariz pueda establecer rápidamente la conexión.

La percepción de los olores

Sin embargo, la percepción de los olores también juega un papel importante. Hay gente a la que le gusta el queso y hay gente a la que no le gusta.  Esta diferencia se explica en particular por la anatomía de nuestro sistema olfativo.

Escondidos en la cavidad nasal, hay cientos de receptores que tienen la tarea de reconocer las moléculas del olor y transmitir información. Sin embargo, no todos tenemos la misma combinación de receptores y, por lo tanto, la misma sensibilidad a los olores.

El olor, sin embargo, no sólo debe ser detectado sino también reconocido. Es aquí donde el cerebro interviene, y más precisamente las áreas cerebrales como el bulbo olfativo y la corteza piriforme. Gracias a ellos, cada olor es objeto de un análisis complejo: ¿es agradable o desagradable? ¿Y ha sido advertido alguna vez?

En la práctica, cada olor evoca una respuesta emocional y conduce a la creación de una memoria olfativa. Estas reacciones, sin embargo, también están influenciadas por nuestra cultura y experiencia. Por lo tanto, podemos acostumbrarnos a un olor desagradable. Esto explica por qué el olor a queso es suficiente para repeler a los habitantes de muchos países donde esta comida no es común.

También puedes leer: Las personas mayores tienen un olor especial y te explicamos por qué