¿Por qué es malo dormir con los pies hacia la puerta?

Sin duda la habitación es uno de los lugares más importantes de nuestra casa, y por ello debemos comprometernos a que sea un lugar lo más reconfortante y restaurador posible.

En ocasiones, cambiar el lugar de la cama en nuestra habitación puede llevarnos a realizar un gran esfuerzo y puede ser algo hasta innecesario, debido a que muchas veces todo el inmobiliario de la habitación se encuentra influenciado por cuestiones decorativas o de organización. Pero si sentimos que dormimos mal, tal vez valga la pena intentarlo.

No olvides que dormir es el momento que tenemos para desconectar de todo, donde lo único que nos interesa es descansar y poder recuperar la energía que perdimos durante el transcurso del día. Pero existen tres factores que pueden impedir que nuestro descanso sea positivo o negativo: la ventana, la puerta y la ubicación de la cama.

¿Cuál es la ubicación correcta de la cama?

Lo primero que debes hacer es orientar tu cama hacia el norte. Una manera segura de hacerlo es utilizar un teléfono inteligente, ya que estos dispositivos vienen con una brújula incluida y usarla es muy sencillo. La razón por la que debes orientar la cabecera de tu cama hacia el norte es que al realizarlo, el llamado polo positivo de tu cuerpo se ubica de manera directa sobre el polo negativo de la tierra. Estos puntos opuestos permiten aumentar el equilibrio energético y magnético del cuerpo.

Estas son otras recomendaciones para lograr un mejor descanso en tu habitación:

Colocar la cama lejos del ruido: tal vez sea difícil y no se pueda hacer, pero trata en lo posible de que la cama esté alejada de la puerta de entrada, del baño y del televisor.

La luz natural debe estar detrás: tener una ventana en la habitación puede crear un ambiente saludable, si tienes la suerte de tenerla, debes colocar la cama de espaldas a la luz. Esto se debe a que la cama debe percibir la luz natural de manera indirecta.

Elegir una pared que no mire a la ventana o a la puerta: el motivo es que si la cama se encuentra frente a una ventana o una puerta, se puede dar el riesgo de que el cerebro se preocupe debido a la posibilidad de que un extraño pueda ingresar en cualquier momento.

Evitar los muebles grandes: se debe evitar colocar grandes muebles a los pies de la cama, como espejos, librerías o armarios. Esto debido a que los grandes muebles pueden alterar la sensación de tranquilidad, porque de alguna manera nos hacen sentir protegidos, y por el contrario lo que hacen es perturbarnos el sueño.

Elegir la pared más alta: observa muy bien tus paredes y escoge la pared que esté más libre, alta y amplia, para no tener cuadros o repisas encima de tu cabeza.